“Yo vi morir gente a la par mía”, el escalofriante relato de un joven que estuvo 47 días internado y venció al coronavirus

Un joven de 31 años relató su dura experiencia con el coronavirus tras pasar 47 días internado en terapia intensiva. El hombre aseguró que fueron “días de terror” y alertó a la sociedad sobre la importancia de seguir cuidándose ya que “esto no es un chiste”.

En diálogo con La Voz, Ilvio “Kako” Dotti contó los obstáculos que tuvo que atravesar luego de incubar el virus. Según detalló, se enteró que era positivo un 16 de abril luego de hacerse un hisopado en un hospital de su pueblo debido a que tenía dificultades para respirar.

Ese mismo día, su cuadro comenzó a empeorar y a las pocas horas, ya se encontraba intubado en el Hospital Rawson de la ciudad de Córdoba. Fue tan rápido que ni siquiera pudo despedirse de su pareja, embarazada entonces de tres meses, ni de su hijo de siete años.

De los 47 días que permaneció en terapia intensiva, 34 estuvo en coma. “Fueron días de terror. Me mantenían dormido porque cada vez que me despertaba no entendía nada de lo que pasaba, atinaba a desconectarme todo lo que tenía enchufado”, recordó.

Y agregó: “Hasta que un día entré en razón, pude comprender lo que me estaba pasando y me di cuenta de que tenía que estar tranquilo, mantenerme calmado y confiar en que todo iba a pasar rápido”.

Unas semanas antes de contagiarse, el joven se había hecho exámenes de rutina y pese a su exceso de peso, los análisis le habían salido bien. “Yo ya venía haciendo dieta, comiendo sano, porque quería adelgazar un poco. A mí lo que me salva es que no tenía otras enfermedades, y que tengo 31 años”, opinó.

Pasaban los días y su cuadro empeoraba, con traqueotomía hecha y neumonía bilateral, Dotti se contagió de algún virus intrahospitalario que lo tuvo con fiebre alta de manera sostenida durante seis días. “Llegó un punto en el que los médicos no sabían qué más hacer“, contó.

“Llamaron a mi familia pidiéndoles que vayan a saludarme porque no había forma de recuperarme. A los pulmones los sentía como dos telgopor. Me ponían boca abajo de a ratos para intentar que reaccionara y nada. Hacían todo para bajarme la fiebre y nada”, dijo.

En ese sentido, recordó: “Yo vi morir gente a la par mía, de todas las edades. Entraban camillas todo el tiempo, a toda hora. La gente no entiende lo que es esto. No es joda. A los jóvenes les pido: por favor cuídense, esto no es un chiste”.

Al despertarse, no podía creer que había pasado tanto tiempo: “Cuando el médico me preguntó cuántos días creía que habían pasado, le dije dos o tres. Me acuerdo haberle mencionado que tenía pronto el cumpleaños de mi hijo, que era el 14 de mayo. Ni me imaginaba que no solo ya había pasado su cumple, sino que había estado en coma 34 días”.

“Bajé 23 kilos en todos los días de internación. Cuando desperté sentía que me había pasado un tren por encima, tenía mucho dolor de cuerpo, en las manos sentía como agujas todo el tiempo, no podía caminar, me dolían los músculos”, describió.

 

También podría gustarte