Volvió a caldearse Jerusalén: las claves de un nuevo conflicto

Por: Felicitas Estrada Banquer |

Lo que empezó como una nueva escalada de violencia entre palestinos y fuerzas de seguridad israelíes en la Explanada de las Mezquitas, un lugar ultrasensible entre palestinos e israelíes en la Ciudad Vieja de Jerusalén, culminó con una lluvia de misiles y cohetes que salieron desde Israel y desde Gaza.

Más de 100 cohetes fueron lanzados en total el lunes en el transcurso del día desde la Franja desde Gaza hacia Israel, informó el movimiento islamista armado Hamás, en el poder en la Franja de Gaza, que había amenazado a Israel si sus fuerzas no se retiraban este lunes por la noche de la Explanada de las Mezquitas, tercer lugar santo del Islam y que los judíos llaman el Monte del Templo.

Y es que la Ciudad Santa vive días de tensión ante las repetidas manifestaciones de palestinos, desde hace más de una semana, para protestar contra los planes de expulsión de familias palestinas del barrio de Sheij Jarrah, en beneficio de colonos israelíes. De hecho, casi 300 personas resultaron heridas este lunes, en su mayoría palestinos, en nuevos choques con policías israelíes en la Explanada de las Mezquitas.

Hamás había dado a Israel “hasta las seis de esta noche para retirar a sus soldados” de la Explanada de las Mezquitas y del barrio de Sheij Jarrah, en Jerusalén Este, advirtió en un comunicado el portavoz del brazo militar del movimiento. A las seis de la tarde, varias salvas de cohetes fueron disparadas desde el este y el norte de la Franja de Gaza hacia Israel. Algunos cohetes fueron bloqueados por el escudo antimisiles «Cúpula de Hierro», pero otros cayeron sobre Israel, dijo el ejército de ese país.

¿Por qué es tan importante la explanada de las Mezquitas? Se trata de un lugar en el que el mínimo roce puede desencadenar un enfrentamiento. Se extiende sobre 14 hectáreas en la parte alta de la Ciudad Vieja de Jerusalén. Está situada en la parte oriental de la ciudad, sector palestino ocupado y anexionado por Israel en 1967, y que los palestinos quieren convertir en la capital del Estado al que aspiran.

La explanada es el tercer lugar santo del islam tras la Gran Mezquita de La Meca, y la Mezquita del Profeta de Medina, en Arabia Saudita. Su construcción se inició en el siglo VII tras la toma de Jerusalén por el califa Omar. Está construida sobre el sitio del Templo judío destruido por los romanos en el año 70, y cuyo único vestigio es el Muro de los Lamentos. Además, la reanudación de los enfrentamientos coincide con la celebración, según el calendario hebreo, del “Día de Jerusalén” que marca la conquista de la parte oriental de la ciudad por Israel en 1967.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, aseguró que el movimiento islamista Hamás cruzó una «línea roja» al disparar cohetes este lunes hacia Israel, y prometió una respuesta contundente. «Las organizaciones terroristas en Gaza cruzaron una línea roja en la noche del Día de Jerusalén’ disparando cohetes», dijo Netanyahu.

Y así fue. Al menos veinte palestinos, incluidos nueve niños, murieron este lunes en ataques israelíes en la Franja de Gaza en respuesta al disparo de cohetes desde el enclave palestino, informaron las autoridades locales; 65 personas más resultaron heridas. El movimiento Hamás informó previamente de la muerte de uno de sus comandantes en los ataques. Estados Unidos urgió el lunes a israelíes y palestinos a reducir las tensiones y demandó al grupo islamista Hamas a dejar de lanzar cohetes contra Israel.

«Ambas partes deben desescalar, reducir las tensiones, dar pasos prácticos para calmar las cosas», dijo el secretario estadounidense de Estado Antony Blinken, quien recibió en Washington a su contraparte jordana. El secretario general de la ONU, António Guterres, advirtió este lunes que la tensión en Jerusalén puede generar otra «peligrosa escalada» que lleve a más violencia, por lo que exigió contención a todas las partes. Guterres, a través de su portavoz, condenó «en los términos más contundentes el lanzamiento de cohetes desde Gaza hacia Israel» y en particular que se hayan atacado «centros de población civil».

El jefe de la ONU, además, reiteró su preocupación por los posibles desahucios de familias palestinas y urgió a Israel a cesar este tipo de movimientos, al tiempo que demandó a las autoridades israelíes que ejerzan la «máxima contención» y respeten el derecho a la protesta pacífica.

 

También podría gustarte