Volvete a emocionar: La condenada Cristina Kirchner y sus tres minutos de furia con los que no vas a parar de reír

Tras conocerse el veredicto del Tribunal Oral Federal N° 2 -integrado por Rodrigo Giménez Uriburu, Jorge Gorini y Andrés Basso- que fijó una pena de seis años de prisión y la inhabilitación de manera perpetua para ocupar cargos públicos para Cristina Kirchner, la vicepresidenta hizo su descargo a través de un streaming en las redes. “En el sistema que me condena hoy a mí no van a tolerar jamás que alguien como yo no haga lo que ellos dicen. Es claro que [Héctor] Magnetto presionó al gobierno de Néstor [Kirchner]”, apuntó.

Después de más de una hora de acusaciones, Cristina Kirchner cargó con furia en los últimos tres minutos de su descargo. Lo hizo con la voz quebrada. “El poder económico mediático que controla en una suerte de Estado paralelo y que coarta permanentemente. Es además un sistema disciplinador. La condena no son seis años o la cárcel, la condena real que dan es la inhabilitación perpetua a ejercer cargos políticos electivos. A todos los cargos políticos a los que accedí fue siempre por el voto popular: cuatro gobiernos peronistas ganamos con el apellido Kirchner. En 2003, 2007, 2011 y también contribuimos ala victoria en 2019. Por esto me inhabilitan. Que la cuenten como quieran. Esta es al verdad, por esto me están condenando”, consideró.

En este sentido, Cristina Kirchner aseguró: “No voy a someter a la fuerza política que me dio el honor de ser dos veces presidenta y una vez vicepresidenta a que la maltraten en período electoral con una candidata condenada, con inhabilitación perpetua, con administración fraudulenta por el Estado”.

“No voy a ser candidata. Es más, una muy buena noticia para usted, [Héctor] Magnetto. El 10 de diciembre de 2023 no voy a tener fueros, no voy a ser vicepresidenta. Así que le va a poder dar la orden a sus esbirros de la Casación y de la Corte Suprema para que me metan presa”, aseguró, y apuntó: “Mascota de usted, nunca jamás. No voy a ser candidata a nada, ni a presidenta, ni a senadora. Mi nombre no va a estar en ninguna boleta. Termino como me volví el 10 de diciembre de 2015 a mi casa, a la misma casa de donde salí un 25 de mayo de 2003 a quien fuera mi compañero”.

 

Así, con la voz un tanto quebrada, Cristina Kirchner pidió perdón por su reacción. “Discúlpenme un poco la emoción, se me mueven muchos recuerdos y cuando se me mueven esos recuerdos me emociono mucho”, señaló.

Y cerró: “Me van a poder meter presa el 10 de diciembre. Siempre y cuando algún empresario, algunos Caputo de la vida, no se les ocurra financiar a algunas otras bandas de marginales y antes del 10 de diciembre de 2023 me peguen un tiro. Que eso es lo que usted quiere: presa o muerta”.

La condena
Cristina Kirchner fue condenada hoy a seis años de prisión e inhabilitada de por vida para ocupar cargos públicos luego de que la Justicia la encontró culpable del delito de administración fraudulenta en perjuicio del Estado por favorecer al empresario patagónico Lázaro Báez en la adjudicación de obras públicas para Santa Cruz. Fue absuelta, en cambio, por el delito de asociación ilícita, la otra figura por la que había sido acusada. Se trata de la primera vicepresidenta en ser condenada por corrupción mientras ejerce su cargo.

El tribunal dispuso el decomiso de 84.835.227.300 de pesos actualizados al momento en el fallo en que quede firme. Ese dinero es el monto de “los efectos del delitos”.

La vicepresidenta no irá presa y podrá seguir siendo funcionaria e incluso candidata en las próximas elecciones al cargo que desee, ya que la sentencia queda firme y tiene aplicación, cuando -según el nuevo Código Procesal Penal Federal parcialmente en vigencia-, se hayan agotado todas las instancias judiciales de revisión. Es decir, cuando la Corte Suprema de Justicia rechace el último recurso de la imputada, lo que puede demorar años. 

 

También podría gustarte