Viaje al terror: remisero plagió a una menor, la obligó a tomar una pastilla y la violó en un baldío

Horas de horror y mucha incertidumbre por lo que pudiera suceder con un presunto depravado que violó a una menor, atraviesa la familia de la víctima, en la zona sur de Salta capital. En la madrugada del domingo una joven de 17 años habría sido abusada sexualmente por el conductor de un remise.

Hasta el momento se desconoce si personal policial de la comisaría 7ma. pudo identificar al presunto violador y si en el hecho intervino algún fiscal en turno. Lo cierto es que la madre de la joven víctima denunció el hecho en la dependencia mencionada y hasta el momento desconoce si hay algún tipo de investigación en curso. Ruega porque así sea.

Según lo denunciado por la mujer, su hija salió cerca de las 19.30 del sábado de su casa ubicada en la calle El Pregón del barrio Aráoz, en la zona sur de esta ciudad, con dirección a la casa de un amigo ubicada en uno de los barrio lindantes (ampliación Intersindical).

En la casa de su amigo, la joven no habría tenido ningún tipo de problemas. En horas de la madrugada de ayer, eran aproximadamente las 3.30, se dispuso regresar a su domicilio y su amigo llamó a un remise para que trasladara a la menor de 17 años.

Sin imaginar lo que le pudiera suceder mientras circulaba en un transporte de pasajeros (se desconoce si se trata de un remise legal o los llamados “truchos” que suelen ser más económicos), la joven recién comenzó a sospechar algo cuando el conductor cambió el recorrido.

La menor regresaba a su casa en el remise cuando el chofer desvió el recorrido y la llevó a un descampado. Se dirigió a un lugar donde nadie pudiera percatarse del horror, ubicado atrás del barrio Intersindical, donde obligó a la pasajera menor de edad a consumir una pastilla de color morado. Al parecer, dicha sustancia hizo que la víctima perdiera el conocimiento, circunstancia en que el hombre habría abusado sexualmente de la joven.

Perpetrado el aberrante hecho siguió con el recorrido para dejar a la menor en inmediaciones de su domicilio donde ingresó descompuesta y llorando.

Al cabo de algunos minutos y cuando el estado de ánimo de la menor se fue tranquilizando relató lo ocurrido minutos antes con el remisero que la llevó hasta su casa.

Su madre, en representación de su hija, se acercó a la comisaría séptima para radicar la denuncia.

También podría gustarte