Una pareja abusó de una nenita y la dejó embarazada

Quizá no haya un delito más repudiable. Un hombre y su pareja fueron condenados a 18 y 13 años de prisión, respectivamente, por haber abusado sexualmente de la hija de la mujer cuando la nena tenía entre 8 y 12 años, en al menos en cuatro oportunidades hasta dejarla embarazada en el partido bonaerense de Merlo, informaron este sábado fuentes judiciales.

Las penas, establecidas por el Tribunal Oral Criminal (TOC) 6 de Morón, recayeron sobre Máximo Alberto Vallejo, de 36 años, y una mujer de la misma edad, madre de la víctima, cuya identidad se preserva para proteger a la menor.

Durante el debate, el condenado confesó los abusos sexuales y declaró que lo hizo “en un mal momento” de su vida, precisaron los voceros, citados por Télam.

Como integrantes del TOC 6 de Morón, estuvieron a cargo del juicio los magistrados Alejandro Omar Rodríguez Rey -presidente- Cristian Ariel Toto y Mariela Susana Moralejo Rivera -ambos vocales-, al tiempo que intervino la Unidad Funcional de Instrucción y Juicios (UFIyJ) 10.

Vallejo recibió 18 años de cárcel por los delitos de “abuso sexual simple agravado, siendo dado contra una menor de 13 años, aprovechando la situación de convivencia preexistente con el mismo, reiterado en al menos dos oportunidades, y en concurso real del delito de abuso sexual con acceso carnal en dos oportunidades y corrupción de menores agravado”.

En tanto que a la mujer recibió 13 años de prisión con la misma calificación legal, más el agregado de “partícipe necesaria por omisión, por no haber evitado los abusos”.

La mujer fue detenida en pleno debate oral al momento de la sentencia porque había presenciado las jornadas del juicio en libertad, mientras que Vallejo no estuvo en los debates.

El Tribunal dio por acreditado que la pareja convivía y que él, al aprovechar que estaba a su cuidado, había abusado en al menos cuatro oportunidades de la hijastra y, en dos de esas ocasciones, con acceso carnal.

El primero de los abusos esclarecidos ocurrió cuando tenía de 8 a 9 años y su madre trabajaba afuera del domicilio, según la sentencia.

En esa oportunidad, el hombre estaba en la vivienda de la calle Constitución al 100 de Merlo, al cuidado de la nena y abusó de ella sexualmente.

Seguidamente, en el segundo de los ataques al final del año 2017, la niña fue violada por el padrastro en otra casa de la calle Cámpora al 100 de Merlo norte.

Según el fallo, las agresiones fueron sufridas cuando tenía entre 8 y 12 años y su madre estaba al tanto de lo que estaba pasando, pero no hizo ninguna denuncia.

La nena pudo contarle lo ocurrido a su abuela, quien comprobó un embarazo que llevaba la menor de varias semanas y efectuó la denuncia correspondiente en la Comisaría de la Mujer de Merlo.

La víctima tuvo un bebé y, junto a la abuela y la orientación debida de la asistencia social y ayuda judicial, decidió darlo en adopción.

También podría gustarte