Una embarazada cayó de un auto, su padre denunció violencia de género pero ella asegura que fue un accidente

Horas después del confuso suceso en el que una mujer salió despedida de un auto en movimiento en León Rougés, otro caso similar se produjo no muy lejos de ahí, en una de las calles internas de la ciudad de Concepción (Tucumán).

Pasadas las 22 del domingo, una joven embarazada de 5 meses cayó al pavimento en la esquina de las calles Francia y El Ceibo, cuando circulaba como acompañante a bordo de un Peugeot 206 color negro, que era conducido por su concubino.

La víctima, identificada como Marisol Estefanía Urbino, fue derivada al hospital Regional de esa ciudad, donde al ser interrogada aseguró que había bajado a comprar cigarrillos en un kiosco, tras lo cual retornó al auto pero no cerró debidamente la puerta, lo que habría provocado el accidente.

Con esos dichos, la mujer respaldó la versión de su compañero, Cesar Eduardo Gramajo, quien cuando los policías llegaron al lugar del percance aseguró que estuvieron consumiendo bebidas alcohólicas en el barrio Los Nevados, tras lo cual iniciaron el recorrido que terminó con el incidente.

Pero cuando la joven estaba siendo atendida en la guardia de parto del nosocomio, se hizo presente Enrique Cuello, quien aseguró ser su padre, denunciando a viva voz que Marisol había sudo víctima de un episodio de violencia de género.

Confrontada con estos dichos, la mujer ratificó su versión de que todo se debió a un mal cierre de la puerta del auto, negando la acusación en contra de su pareja.

En cuanto al rodado, que no estaba en el lugar cuando llegó la policía, su propietario afirmó que detrás de ellos circulaba en moto su hijo, de 15 años, quien por instrucciones suyas se lo llevó para resguardarlo en su casa.

A pesar de la negativa de la mujer, desde la Unidad Fiscal de Decisión Temprana se tomó la decisión de darle intervención a sus pares de Violencia de Género.

También podría gustarte