Un nene de 2 años murió atragantado con una tapita de botella y la familia cuestiona al papá: “Hice todo para…”

Carlos Alberto Gomes Pereira Filho estaba en la cocina de su casa, acababa de terminar su almuerzo y su hijo estaba a su lado, a unos pocos metros, jugando en el suelo. El hombre se sorprendió cuando el niño se quedó en silencio, entonces se dio la vuelta, se acercó hasta el pequeño y notó que ya no se movía. La noticia sacudió al municipio de Macapá (Brasil).

La repentina e inesperada muerte de un niño de 2 años, que se atragantó con la tapa de una botella de plástico conmovió a la región y puso a Carlos Alberto en medio de un vendaval de críticas, que se extienden desde sus propios familiares hasta los más remotos usuarios de las redes sociales.

“No soy un asesino”, trató de defenderse el hombre en una carta.

El niño fue atendido por un equipo del Centro de Especialidades Dr. Papaléo Paes y del Servicio Móvil de Atención de Urgencias (Samu), pero no sobrevivió.

Los especialistas confirmaron que lo que le obstruyó las vías respiratorias al niño fue la tapa plástica de una botella, pero las actitudes del hombre luego de ocurrida la tragedia llenaron de dudas a la familia.

Al mismo tiempo que se realizaba el entierro del menor. Carlos Alberto no asistió al velatorio y se excusó afirmando “no estar en condiciones” para hacerlo.

Acorralado, ante las preguntas y las críticas, Carlos Alberto Gomes Pereira Filho redactó un texto de cuatro páginas que fue difundido este miércoles. Allí dio su versión de los hechos.

“Hice todo para salvar la vida de mi hijo. Cuando se tragó la tapa, yo estaba cerca y lo hizo cuando yo estaba ordenando las cosas después del almuerzo. No hubo falta de atención, lo estaba vigilando, fue una tragedia. que no se la deseo a ningún padre”, comenzó diciendo en su extenso relato.

También podría gustarte