Un menor de 12 años se suicidó por el continuo acoso que sufría por su orientación sexual

Riley Hadley, un nene de 12 años de Devon, Inglaterra, tomó una drástica decisión luego de sufrir un permanente acoso por parte de otros chicos de su edad debido a su orientación sexual. El menor de edad tuvo que abandonar la escuela a la que acudía, el Sidmouth Community College, porque sus compañeros lo discriminaban. La idea de regresar lo llevó al suicido.

Según concluyeron los investigadores luego de entrevistar a decenas de alumnos, Riley, en los meses previos a su muerte, se estaba haciendo preguntas sobre su orientación sexual, lo que le habría convertido en víctima de acoso por parte de algunos de sus compañeros de la escuela.

Allison Holmes, mamá del niño de 12 años, reveló que hijo era acosado en el parque local, que en los pasillos del colegio recibía empujones y que incluso llegaron a agredirle físicamente pateándolo en una carretera. “Tenía miedo de ir a la escuela y al parque”, cuenta la mujer. Por esta razón decidieron que tras el verano de 2019 comenzara su educación en el hogar.

El día de su muerte, ambos acudieron al médico para una revisión de Riley debido a los problemas de ansiedad que sufría. A la vuelta, la madre planteó la posibilidad de que el niño regresara a la escuela ante las dificultades que suponía la educación en casa ya que ella tenía que trabajar. “Lloró. Hablamos y parecía un poco mejor”, ha narrado Holmes, que tras esa conversación se fue a trabajar.

El pequeño se quedó solo y cuando la mujer regresó al hogar lo encontró sin vida en su pieza. La autopsia confirmó que su muerte fue por asfixia por ahorcamiento.

Sidmouth Community College, la institución a la que asistía

Charlotte Heath, inspectora a cargo del caso, reveló que el menor de edad había intentado escaparse de casa julio de 2019 debido al acoso que sufría en la escuela, pero que fue encontrado poco después. Las autoridades han entrevistado a casi 30 niños que conocían a Riley, que confirmaron el acoso que sufría y que se debía a su orientación sexual. La situación llegó a tal extremo que el niño había llegado a autolesionarse e incluso habría intentad ahorcarse con anterioridad, según reveló un amigo suyo.

Otros compañeros reconocieron ante la policía que los que acosaban a Riley le llegaron a decir que deseaban que estuviera muerto y que “nos hicieran un favor a todos y les cortaran las venas”. Finalmente, el pequeño Riley Hadley no aguantó más la situación y decidió poner fin a su vida ante el odio ,acoso y la homofobia que sufría.

También podría gustarte