Un hospital psiquiátrico admitió tres años después que tenían internado a un hombre por error

Joshua Spriestersbach acudió en 2017 a comer a un refugio para personas sin hogar en Honolulu cuando se quedó dormido en la acera. Fue entonces cuando le encontró un policía y le detuvo, según afirma Boingboing.

El agente le confundió con Thomas Castleberry, que se encontraba en búsqueda y captura desde hacía 11 años por tráfico de drogas y violar la libertad condicional que tenía.

Por ello, fue detenido e ingresado en un psiquiátrico, donde permaneció encerrado tres años.

Ningún agente de Policía comprobó las fotografías ni las huellas dactilares que dictaminarían que no era el acusado, asegura AP. Tampoco hicieron caso a las repetidas ocasiones en las que el detenido aseguró que no era él.

Le mantuvieron sedado en el psiquiátrico a través de una medicación diaria que le suministraban en el centro. Cuanto más negaba la identidad que le habían asignado, más aumentaban su diagnóstico mental.

Fue entonces cuando un psiquiatra decidió prestarle atención y comenzar una investigación, que finalmente determinó que el arrestado estaba diciendo la verdad.

Joshua Spriestersbach fue liberado, pero ahora la asociación Hawaii Innocence Project va a llevar a los juzgados el caso.

 

También podría gustarte