Un bebé de 3 meses murió tras quedar atrapado entre la cama y la pared

En aberrante hecho ocurrió en la ciudad de Rio de Janeiro. Un bebé de 3 meses se durmió en su cama pero una serie de movimientos involuntarios mientras descansaba le provocaron que quedara entre la cama y la pared provocándole la muerte por asfixia. El bebé había nacido de manera prematura. El 16 de marzo iba a cumplir su tercer mes de vida.

Cuando los padres fueron a revisar a su hijo se encontraron con que el menor no respondía y no aparentaba estar respirando. Ante la desesperación, llamaron a los servicios médicos de urgencia. Apenas llegaron los médicos, trataron de realizarle maniobras de reanimación durante casi una hora pero inútiles ya que no pudieron salvar la vida.

Los médicos indicaron que cuando llegaron al domicilio se encontraron que el bebé presentaba signos de asfixia. En ese momento, los padres le detallaron en qué posición se encontraba el bebé cuando lo vieron inconsciente, determinando que esa había sido la causa del fallecimiento.

Otra muerte de un recién nacido por accidente

El fallecimiento de los menores recalca la importancia de vigilar a los pequeños al máximo incluso dentro de casa. Y es que los muebles y los electrodomésticos pueden dar lugar a consecuencias fatales en la salud de los más pequeños.

La semana pasada, un bebé neozelandés sufrió una muerte que podía haber sido evitada. El niño murió en el hospital después de ser encontrado dentro de una lavadora que había estado en funcionamiento. Previsiblemente, el pequeño habría trepado hasta el interior y la puerta podría haberse cerrado accidentalmente. Los médicos no pudieron hacer nada para salvar su vida.

 

También podría gustarte