Trabajadores de la salud de una clínica de Lanús reclaman salarios atrasados

“No es justo. Pasamos la mayor parte de nuestra vida aquí adentro. Hacemos hasta doble guardia. Es mucha plata la que nos deben. No pedimos aumento ni adelanto. Pedimos lo que es justo, lo que nosotros ya trabajamos”, explica Carla, una enfermera de la Clínica Cruz Blanca que se contagió de coronavirus en su trabajo y ahora está con licencia médica.

“La Clínica Cruz Blanca nos debe parte del sueldo de marzo, abril y mayo”, afirma un grupo de enfermeros que la semana pasada se manifestó frente al centro médico.

Ante la incertidumbre sobre el monto y los plazos, el viernes los trabajadores de la salud realizaron una asamblea.

“Se trabaja a cama caliente. Es alta la ocupación. Tenemos miedo. Tenemos familias que mantener”, señala Carla, quien se queja de que “nadie tiene empatía con nosotros. No tenemos ayuda. No tenemos camilleros, oxigeneros, cargamos a nuestros propios pacientes. Salen del quirófano y los llevamos hasta sus camas. Comprendemos que el personal falta. Sean conscientes del cansancio que nos genera el trabajo”.

“Estamos arriesgando nuestra vida y la de nuestras familias con las terapias llenas, el piso de internación general, también… El quirófano sigue con sus cirugías habituales. Sin embargo, nos deben desde marzo”, agrega Delfina, otra enfermera de la clínica.

También podría gustarte