Tienen miedo, ese es el camino: Casa Rosada amaneció vallada “por prevención” ante manifestaciones

Durante la mañana de hoy, Casa Rosada amaneció con un vallado externo que rodea el acceso principal hasta el ingreso por Hipólito Yrigoyen, que responde a la sumatoria de movilizaciones que se esperan para la jornada de hoy.

Según pudo saber NA, la medida de seguridad se tomó a modo de prevención, y tiene intima ligazón con la directivas que se adoptaron el día después del intento de magnicidio contra la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner. 

El vallado se desplegó a la espera de las distintas actividades que atravesarán diversas franjas horarias y que tendrá como destino final Plaza de Mayo o alrededores.

WhatsApp_Image_2022-09-22_at_11.33.37.jpeg

Al momento, trabajadores del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), nucleados en el gremio mayoritario APINTA, protagonizan un multitudinario reclamo por salario frente al Ministerio de Economía, sobre la calle Hipólito Yrigoyen, uno de los laterales de Casa de Gobierno.

Distintas delegaciones del interior presentaron una nota al Palacio de Hacienda para exigir que se respete el preacuerdo paritario sectorial pactado entre APINTA y el titular de la entidad, Mariano Garmendia.

WhatsApp_Image_2022-09-22_at_11.33.42.jpeg

En paralelo, Unidad Piquetera llama a un plenario que tiene lugar en el Obelisco y que apunta a votar un plan de acción, en el que se baraja la posibilidad de acampar durante tres días, para continuar con los reclamos que giran en torno a aumentos salariales.

Desde el Sindicato del Neumático permanecen en el interior del cuarto piso del Ministerio de Trabajo en rechazo el 38% de aumento que ofrecen las cámaras empresarias. Distintos partidos de izquierda y organizaciones sociales mantienen el corte en Callao al 114 en respaldo. No se descarta que una delegación traslade el reclamo a Casa de Gobierno, aunque aún continúa en debate.

A su parte, el Colectivo de Discapacidad, sector que instaló una carpa blanca en Plaza de Mayo durante más de dos semanas, llamó a una concentración a las 15 en las inmediaciones de la Superintendencia de Servicios de Salud con movilización hacia el Obelisco y a una nueva marcha de antorchas a Casa Rosada a las 20 para exigir el pago de los salarios de los acompañantes terapéuticos adeudados.

Si bien, el presidente Alberto Fernández tomó la decisión de no reforzar la custodia que lo escolta, precisó la necesidad de ajustar los protocolos de seguridad ante la creciente preocupación generada frente a las amenazas de muerte que “antes se dejaban pasar”.

El día después de que Fernando Sabag Montiel gatilló a centímetros de la cabeza de la vicepresidenta, en Balcarce 50 se instaló un doble vallado que se mantuvo durante la jornada, y que, con el correr de los días, se transformó en una única hilera de vallas al resguardo la integridad del establecimiento.

Hasta antes del intento de atentado, la medida de seguridad que se estilaba constaba del despliegue de un cordón de oficiales de la Policía Federal en el perímetro interno a las rejas de Casa Rosada, a excepción de grandes convocatorias que requieren de operativos específicos.

También podría gustarte