Tiene 83 años, trabaja desde hace 70 en la misma empresa, no faltó nunca a sus tareas y no piensa jubilarse

Un hombre de 83 años trabaja hace casi 70 años en la misma empresa en Gran Bretaña, no faltó un solo día y no piensa jubilarse.

“No quiero sentarme en un sillón todo el día, es aburrido. Siempre tengo ganas de trabajar”, dijo Brian Chorley, el protagonista de esta historia.

Chorley entró como empleado en la empresa de zapatos Clarks en 1953, cuando solo tenía 15 años. Cuando el local se convirtió en un centro comercial, el hombre se reconvirtió para prestar tareas en atención al cliente.

A sus 83 años, Chorley todavía no tiene planes de jubilarse y dice que David Attenborough, de 95 años, es su modelo a seguir. Attenborough es un científico y naturalista británico, uno de los pioneros en presentar documentales de la naturaleza en TV.

“Acabo de pasar un chequeo de salud con gran éxito y quiero continuar todo el tiempo que pueda, quiero ser como David Attenborough. Perdí a mi esposa hace ocho años, así que en casa no veo a nadie. Quiero salir, quiero ver gente y me encanta trabajar”, afirmó el también abuelo de seis nietos.

En sus comienzos en la fábrica de calzados C&J Clark, en 40 High Street, Somerset, el trabajo de Brian era temporal. Lo hacía para ganar algo de dinero extra para su familia durante las vacaciones escolares.

En aquel entonces, su padre le dijo: “Hijo, tienes 15 años y son las vacaciones escolares, tienes que ir a trabajar”. Chorley contó que él quería hacerlo, ya que eran bastante pobres después de la guerra y su padre estaba en el ejército.

“Ir de la escuela a un lugar como ese fue abrumador. Todavía recuerdo haber recibido mi primer sobre marrón. Después de trabajar 45 horas a la semana, gané dos libras (2,70 dólares) y le di una a mamá”, recordó el empleado ejemplar.

Brian siguió trabajando para Clarks hasta la década de 1980, cuando tenía más de cincuenta años. En ese momento, la fábrica original cerró, fue remodelada y se convirtió en el centro comercial premium Clarks Village. Desde 1993, Chorley trabaja allí, pero dedicándose a la atención al público.

“Hago todo lo posible para ayudar a la gente, para darles un buen servicio y tratarlos con respeto”, dijo Chorley y remarcó que los clientes destacan el “maravilloso servicio”, y que eso es todo lo que quiere.

“No quiero sentarme en un sillón todo el día, es aburrido. Siempre tengo ganas de trabajar”, manifestó el hombre al que dieron de baja por el COVID-19 durante un tiempo.

“No me gustó nada, me encanta estar aquí”, afirmó contento de poder seguir desarrollando su tarea.

También podría gustarte