Terrible: una chica se sometió a dos años de quimioterapia por un tumor que terminó siendo algo increíble

La vida de Ariadna Caballero cambió abruptamente cuando le diagnosticaron el linfoma de Hodgkin, ya que debió adaptarse a una nueva vida con quimioterapias de por medio.

Los médicos analizaron su situación y con 22 años, decidieron operarla en el Hospital público del Henares de Coslada, dependiente de la Comunidad de Madrid.

Fue en ese mismo nosocomio en el que en los estudios prequirúrgicos detectaron que tenía “un especie de bulto” que estaba creciendo y todos lo relacionaron a un tumor.

“Los análisis de sangre ya eran buenos, pero me hicieron además un estudio pec tac. Me dijeron que era un diagnóstico por imagen en el que te inyectan medicamentos y hacen que brille la parte cancerígena. Esa prueba también me dejó KO durante varias semanas y luego me metieron también una cámara por la nariz y me explicaron que tenían que hacerme una biopsia”, detalló la joven en una entrevista que se hizo viral.

Ya con los primeros estudios finalizados, los doctores le recomandaron hacer una quimio extensa, que duró dos años, acompañada de una radioterapia.

Desesperada por la situación, dio el visto bueno para someterse a una nueva intervención, en la que descubrieron el panorama real de su situación.

Su odisea por el mencionado centro médico terminó el último mayo, cuando se sometió a la operación y se dieron cuenta que ese “famoso bulto” sospechoso no era otra cosa que un quiste que le había causado que en la primera vez uno de los profesionales cometió un error imperdonable y me dejó una esponja adentro, lo que provocó que se sometiera a exceso de ciclos de quimios y radioterapias sin necesidad.

“Cuando me dijeron lo que en realidad había sucedido no daba crédito. Era alucinante y encima me contaron que no pasaba nada. Que el cáncer ya se había curado de sobra. Pedí explicaciones y señalaron que era culpa de la oncóloga, pero ella me ha dicho que los responsables fueron los cirujanos que me operaron”, prosiguió la joven que ahora tiene 24 años.

Y agregó: “Lo que si me comentaron es que me podía haber ahorrado varios ciclos de quimioterapia y que me podía haber entrado una infección muy grave por la esponja quirúrgica. Y además en caso de que vuelva a tener un cáncer me han dicho que estoy al límite en tratamientos futuros”.

Preocupada por su futuro, la joven desconoce las reales consecuencias de los tratamientos a los que fue sometida de manera innecesaria.

Adriana Caballero ya se presentó en los Tribunales para hacer la denuncia penal correspondiente, mientras que el hospital no emitió ningún comunicado al respecto.

 

 

También podría gustarte