Sergio Berni dijo que Alberto Fernández “no es peronista” y que Massa fue un aliado de Macri para endeudar el país

En medio de la conmemoración del 76° aniversario del Día de la Lealtad peronista -que se realizó entre domingo y lunes con convocatorias diferenciadas-, el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, definió qué es para él el verdadero peronismo y apuntó contra el presidente Alberto Fernández: “No creo que sea peronista”.

En una larga charla con el periodista Samuel “Chiche” Gelblung en Radio del Plata, Berni aseguró que el verdadero peronismo, más allá de las divisiones y los festejos en distintos días, “es uno solo”. “El que hace de la lealtad una forma de vida”, disparó.

Y dijo que la lealtad “no es solamente con el que conduce, sino con el pueblo”. “La lealtad del peronista con el pueblo es aquel que respeta los tres ejes doctrinarios del peronismo: la independencia económica, la soberanía política y la justicia social”, continuó.

En ese sentido, definió que lo que se vio en distintos referentes fue “mucha hipocresía”. “Muchos se golpean el pecho ’somos peronistas’, pero el peronismo no se declama, se ejerce”, disparó. Lo dijo porque, a su forma de ver, “compañeros peronistas son los que hacen de esa doctrina un postulado y nunca se han movido de ese lugar”.

“Algunos sindicalistas que no han sido totalmente conducentes entre lo que dicen y hacen. He visto sindicalistas que durante las épocas de (Mauricio) Macri han firmado paritarias por debajo de la inflación porque han sido apretados judicialmente. No hace falta dar nombres”, contó.

Fue allí que Gelblung comenzó un diálogo picante:

– ¿Qué clase de peronista sos?

– Soy peronista de Perón.

– ¿Cristina (Kirchner) es Peronista?

– Absolutamente.

– ¿Alberto es peronista?

– Yo no creo que sea peronista. O por lo menos se fue del peronismo, formó un partido propio y después volvió. El peronismo es otra cosa. Tiene una mirada socialdemócrata. También la social-democracia fue una de las principales fuentes de abreviación del peronismo. Pero no tiene nada que ver.

– ¿Máximo (Kirchner) es peronista?

– Sí, no tengo dudas.

– ¿(Sergio) Massa es peronista?

– Yo creo que haber levantado la mano para endeudar el país no es de una postura peronista. Y son algunos reclamos que tenemos con algunos compañeros que durante cuatro años fueron a veces muy consecuentes con las políticas que dejaron a la Argentina devastada, fundida y adeudada.

Inmediatamente después, Berni repitió el reclamo que Hebe de Bonafini y Amado Boudou, entre otros, le hicieron al gobierno en el acto del domingo: el no pago de la deuda con el FMI.

“En condiciones como las que exige el Fondo es imposible pagar la deuda. No basta con querer”, definió.

“Argentina tiene una deuda y tiene que pagarla, pero tiene que estar en condiciones para poder pagarla”, continuó.

La pelea con Máximo y su futuro

Berni confirmó que discutió con Máximo Kirchner (el ministro se le plantó como nadie hasta ahora en la coalición de Gobierno) y que lo hicieron “acaloradamente”.

“Tenemos una mirada distinta de la construcción política. Yo tengo una mirada muy abierta, que tiene que ver con potenciar a los compañeros del interior que a veces está olvidado por la distancia. Yo tengo una mirada mucho más amplia y participativa. La Cámpora es una corriente muy importante dentro del Frente de Todos, ahora ellos tienen una mirada más centralista y yo una mucho más amplia”, explicó.

Sobre si se va o no del Frente de Todos, Berni dijo que su espacio político es la 20 de noviembre, “fecha que marca un hito en la historia de la Argentina”, aseguró, cuando se frenó la avanzada de la armada anglo-francesa. “Así se llama la agrupación política que conducimos hace muchos años”, rescató y dijo que el enojo “no es una opción para aquellos que hacemos política”.

“Sobre todo para los que tenemos responsabilidad de gestión. Tenemos diferentes miradas en cuanto a lo que venía pasando. El movimiento peronista es amplio y con vertientes de diferentes sectores. Un partido sin doctrina es como un cuerpo sin alma”, analizó Berni.

Luego dijo que él sabía que por el camino que transitaba el gobierno iba a perder las PASO. “Aquellos que estábamos en la calle veíamos una situación que todos los días se complicaba, que había una situación social y económica muy difícil, y que en eso, sobre todo potenciado porque del otro lado de la oposición había una interna muy interesante, los resultados no iban a ser los mejores”.

“Estábamos convencidos que si no hacíamos una interna dentro de la Provincia de Buenos Aires íbamos a estar en desventaja electoral”, estimó Berni.

Consultado si finalmente se irá o no del FdT, no lo confirmó pero sí dijo que deben “discutir y hacer una revisión de todo lo sucedido, y cambiar de actitud”.

“No se construye política y no se puede ampliar un FdT por afuera y cerrarse por abajo en la representación política que tiene que ver con las elecciones. Esa es la discusión que damos. Ayer fue un día importante para un sector del peronismo. La lealtad es un componente y un valor indelegable en un espacio como el nuestro y me parece que no decir las cosas es deslealtad”, insistió.

Además, contó que él y su espacio presentaron una lista para competir como diputados provinciales, pero que “el Frente de Todos no aprobó esa interna”. “Yo comparto la visión de país (con La Cámpora), son muy buenos compañeros y hay gente valiosa en ese sector”, dijo sin embargo.

“Pero creo que el peronismo se tiene que abrir y no cerrarse”, contrastó. “A veces las listas donde hay integrantes de La Cámpora no nos han permitido competir, nos bajaron todas las listas de la segunda sección electoral y eso genera una decepción y desánimo en los militantes que están todo el año preparándose para eso. No importa ganar o perder, sino que es el momento electoral donde uno se puede expresar políticamente”, concluyó al respecto.

Respecto de la cantidad de gente viviendo de planes sociales y dependientes de la seguridad social, aseguró que así el país “es inviable”.

“Pero no solamente es inviable económicamente, es inviable que un país tenga 20 millones de planes sociales que atenta contra la dignidad humana, contra la producción de trabajo, atenta contra todo intento de crecimiento”, aseguró.

“Se lo digo con conocimiento porque yo tuve la responsabilidad cuando asumimos con Néstor Kirchner en el 2003 y encabecé el equipo que transformó los planes de trabajo. El plan social es una herramienta válida y necesaria, pero cuando se hace crónico se vuelve un instrumento de destrucción”, concluyó.

Respecto de la especificidad de su cartera y los hechos de inseguridad que se vieron en los últimos días en el Conurbano, Berni aseguró que “todos los índices de seguridad han bajado comparado con el 2019 y el 2020, donde prácticamente no hubo movilidad y sin embargo han bajado”.

Según sus datos, durante este año se bajaron los índices de homicidio “más allá de los hechos lamentables”. “Estamos muy por debajo de 2019 y 2020”, insistió.

Berni dijo sentirse muy cómodo en la Provincia de Buenos Aires, pero que los resultados en seguridad “no son como la economía”. “En seguridad uno hace un esfuerzo hoy y los resultados los ve dentro de un año”.

“No es un concepto abstracto, no es una cuestión etérea. Es una construcción metódica, permanente, multidisciplinaria donde intervienen diferentes factores. Uno de ellos es la Justicia. Si nosotros detenemos y al otro día los liberan y después a la semana terminan matando me parece que el resultado es absolutamente lógico y esperable”, concluyó.

También podría gustarte