Seis embarazadas en la mira por el crimen de un bebé con Síndrome de Down

La causa que investiga el crimen de un bebé con Síndrome de Down que este miércoles encontraron dentro de una bolsa de consorcio en un basural de Santiago del Estero lleva menos de 24 horas y la Justicia ya tiene en la mira al menos seis mujeres que estuvieron embarazadas recientemente.

Pese al gran hermetismo de los investigadores y mientras rastrillan la zona, las fiscales Florencia Garzón y María Emilia Ganem no descartan que el cuerpo haya sido “plantado” en el lugar donde fue encontrado por un cartonero que buscaba plásticos para vender.

Por el momento, son pocas las respuestas que lograron para tanto espanto. Las pericias preliminares solo determinaron que el bebé había nacido vivo cinco días atrás, que pesaba poco más de 2 kilos y tenía Síndrome de Down, y que su muerte fue causada por asfixia.

Estos datos apuntaron entonces las sospechas sobre la madre del menor, posiblemente una mujer sola, o el padre, y “triangulan” información con el hospital, postas y Upa centradas en los Bº Sportivo, Villa Abregú y Manzione para encontrarlos.

Para la fiscalía hubo una intención de ocultar el crimen y decidieron descartar el cuerpo en algún punto del recorrido que hacen el martes los camiones recolectores de residuos, entre las 7 y 8 de la mañana, con el objetivo de que lo levantaran y se lo llevaran a otro lugar.

Detrás de esta pista es que además ordenaron vigilar las rutas en General Taboada y Avellaneda, en simultáneo con los operativos de prevención por la pandemia de coronavirus.

El caso

El cuerpo fue encontrado el martes a la tarde por un cartonero de 28 años. Estaba adentro de una bolsa de consorcio negra y cubierto con trapos.

“Cuando llegó el camión (recolector) cayó la bolsa. Y cuando la abrí, encontré el cuerpito de un varoncito, ya grande, bien formado. Estaba envuelto con ropa con sangre. Lo puse en una caja y lo aparté del lugar para que no lo coman los perros y llamé a la policía. Nunca me imaginé una situación así. Estoy muy angustiado”, relató Dionisio Montenegro, el hombre que lo encontró, en diálogo con El Liberal.

La causa fue caratulada como “homicidio calificado por el vínculo”, un delito que prevé la pena máxima.

Un antecedente que terminó en perpetua

Hace un año y por mayoría condenaron a prisión perpetua a una mujer que tiró a la basura el cuerpo de su bebé recién nacido envuelto en un mantel y otros trapos.

La mujer declaró en el juicio que era víctima de violencia de género por parte del padre del menor, que el parto se adelantó tras una paliza que este le dio, dio a luz sola en el baño de su casa de la localidad santiagueña de Pinto pero la beba nació muerta.

Su testimonio no convenció al tribunal y en mayo de 2019 la sentenciaron a la pena máxima.

También podría gustarte