Se producen cuatro abusos por minuto a menores

La temática de la violencia infantil es un asunto que poco se discute, aunque los números hablan por sí solos y preocupan cada vez más a los especialistas: en Argentina hay cuatro abusos por minuto a menores de edad.

El dato lo dio a conocer Aralma, una asociación civil dedicada a la asistencia, investigación y capacitación en Infancia, adolescencia y familias, la cual dejó en claro que, en nuestro país, “hay casi 2 millones de niños y niñas” que son víctimas de abuso infantil.

Según la especialista en Infancias y Juventudes, psicoanalista y presidenta de dicha entidad, Sonia Almada -quien se basó en estadísticas de Unicef y la OMS, entre otros-, se estima que “3 de cada 5 niñas han sido abusadas en la infancia”, en tanto que, en los varones, dicho número remite a “uno de cada 5 niños”, aunque no descartó que estos números “pueden ser mayores”. “Creo que la cifra es hasta chica, es muchísimo más”, puntualizó.

De esta manera, si bien cada vez es mayor la cantidad de mujeres que denuncian estos hechos de abuso, Almada destacó: “En los varones es un poco más controversial, porque recién ahora los hombres están comenzando a contar lo que han padecido en la infancia”.

“Hoy se ve que hay un poco más de insistencia en hacer la denuncia. Cuando los adultos recuerdan el abuso sexual o deciden contarlo, la causa está prescrita, por lo que las únicas causas que llegan son las de niños y niñas o adolescentes en el momento que les está pasando o un poco tiempo después”, explicó la especialista, quien agregó: “Ha subido la cantidad de casos en los que la gente se anima a denunciar, pero la Justicia no nos acompaña, porque la mirada sigue siendo como de sospecha hacia la víctima”.

De esta manera, de acuerdo al comunicado de Aralma, se cree que “sólo el 10% de los casos son denunciados y apenas 1 o 2 por ciento de los casos denunciados reciben condena”, por lo que la psicoanalista expresó que “a veces es muy difícil probar un abuso sexual. Si no hay violación ni marcas en el cuerpo, es muy difícil de probar, es la palabra de la víctima contra el abusador. Desde la psicología lo podemos probar desde los síntomas, pero nuestros informes no son pruebas”.

- Advertisement -

Por otro lado, en relación al material proporcionado por la presidenta de dicha ONG, en Argentina, desde que comenzó el año, “murieron, a causa de diversas formas de violencia, 26 niños, niñas y jóvenes menores de 18 años de edad”. Es decir que un niño muere cada “9 días, a causa de la violencia y el desamparo”. Asimismo, hay casi 10 mil chicos “privados de cuidados parentales” y que “son separados de sus hogares a causa de múltiples violencias”.

También citaron a la Organización Internacional del Trabajo, en cuanto a que, a nivel mundial, “152 millones de niños (64 millones de nenas y 88 millones de nenes ) están sometidos al trabajo infantil”, de los cuales “13 millones” corresponden a Latinoamérica. En lo que respecta a Argentina, ese número ronda “los 500 mil”.

¿Y las políticas públicas? Bien, gracias. Según Almada, el trabajo que emprende Aralma es “a pulmón”, sin recibir ayuda alguna del sector estatal.

“Hay una gran cantidad de temáticas que están invisibilizadas solamente porque son niños. Y los niños, al no ser sujetos públicos, que no votan, no les importan a nadie”, aseveró la especialista. Y añadió: “Los niños son objeto del mundo adulto, a veces para amarlos, cuidarlos y protegerlos, pero muchísimas veces son objetos de maltrato, violencia, y son utilizados para la propia satisfacción de los adultos”.

Pero también está el problema de la mentalidad de los más grandes ante los posibles casos de abuso infantil. “Al niño no le creen, están contando lo que les pasa, siempre lo cuentan, y hay adultos que no están dispuestos a escucharlos”, lamentó. Por este motivo, la especialista alegó: “Nuestra posición es creerle a la víctima e investigar y llegar a los diagnósticos que tengan que hacerse”.

- Advertisement -

- Advertisement -

- Advertisement -