Se negó a declarar el acusado por la desaparición del militar en Olavarría

El único detenido en el caso del militar desaparecido desde el 26 de junio en Olavarría se negó este domingo a declarar ante la justicia mientras que los investigadores aguardaban el resultado de la autopsia al cadáver calcinado encontrado el último sábado en esa ciudad bonaerense para determinar si pertenece al del hombre buscado.

Se trata de Claudio Daniel Ibarra Arrieta, quien este mediodía fue indagado por la fiscal de la causa, Paula Serrano, quien le imputó el presunto “homicidio simple” de Carlos Roberto Cordero.

De acuerdo a los voceros, el sospechoso fue arrestado el último sábado en una vivienda ubicada en la calle Joaquín Pourtalé al 2300, de Olavarría, en el marco de la investigación de la desaparición del militar retirado.

Es que si bien apareció un cadáver calcinado y con signos de mutilación, los pesquisas aguardan para las próximas horas el resultado de la autopsia para confirmar si se trata de Cordero y cuál fue la causa de la muerte. Según las fuentes, esta diligencia comenzó a las 11 en la morgue judicial de Junín.

“Le tomamos una muestra de sangre a la hija de Cordero para corroborar mediante las pruebas de ADN si es él o no porque el cadáver era irreconocible”, dijo un jefe encargado de la pesquisa.

En tanto, los investigadores determinaron que el sospechoso Ibarra Arrieta tiene varios antecedentes penales por diversos delitos, entre ellos “robo, amenazas y tenencia de armas”, desde por lo menos el 2003.

El “Chaco”, como llaman al delincuente, purgó penas en la Unidad Penitenciaria 27 de Sierra Chica, donde en 2008 se escapó y fue recapturado rápidamente; y en la Unidad Penitenciaria 14 de General Alvear de la cual también huyó en 2012.

Las fuentes señalaron que el cuerpo de Cordero fue encontrado por un hombre que caminaba por la zona, al costado de la ruta provincial 226 y calle Junín, y a metros de un santuario del Gauchito Gil.

De inmediato, efectivos de distintas dependencias y de la Policía Científica acudieron al lugar para preservar la escena y realizar los primeros peritajes sobre el lugar y el cadáver, que se encontraba calcinado y con signos de haber sido mutilado.

La principal hipótesis apuntó desde el principio a que se podría tratar de Cordero, quien realizaba actualmente tareas como gasista y cuya familia le perdió el rastro hace 11 días, cuando fue encontrado su vehículo Ford Fiesta Max, incendiado en la calle 5 y avenida Colón, de Olavarría.

Un vocero detalló que el auto fue prendido fuego de manera intencional, presuntamente para borrar rastros.

A raíz de la desaparición de Cordero, el Ministerio de Seguridad de la provincia ofreció el miércoles último una recompensa de entre 200.000 y 300.000 pesos para quienes aporten información que permita determinar su paradero.

También podría gustarte