Rosenkrantz designa flamante ex AFIP en su vocalía

El juez de la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz, está siendo cuestionado hace tiempo por sus muestras de imaparcialidad en su cargo de control de poderes que debe ejercer desde el Poder Judicial con el Ejecutivo. Ahora se sumó a sus cuestionamientos una irregularidad antidemocrática nunca antes vista: Mariano Francisco Braccia, quien aceptó asumir en la vocalía del presidente de la CSJN siendo funcionario de la AFIP. El reclamo de la Procuración General fue manifiesto. La AFIP aclara ahora que Braccia ha renunciado, no hará uso de licencia y esto será utilizado para negar que se violente la Ley de Ética Pública.

Las vocalías son oficinas con las que cuentan los jueces de la Corte Suprema en donde se designan abogados para que redacten los fallos que los jueces delegan. El problema de que el funcionario de la AFIP, Mariano Braccia, sea parte de esta oficina es la imparcialidad que derivaría en los casos de los fallos tributarios que tengan como actor al organismo de la AFIP.

Desde el entorno de Rosenkrantz, según el portal online del diario Perfil, aseguraron que el juez entrevistó a varias personas y que Braccia fue quien “mostró mejor perfil en el área del Derecho Tributario”, y sus estudios en el exterior lo posicionaron como mejor para el puesto. Sin embargo, el problema es manifiesto por el desempeño de Braccia en el inicio o seguimiento de causas judiciales aún abiertas, y en las que tendría que ayudar a Rosenkrantz a fallar.

La renuncia de AFIP podría salvar, aunque tardíamente, el bochorno institucional pero quedará la sospecha acerca de si es o no un delegado de la AFIP ante la CSJN.

Un detalle no menor del currículum-vitae de Mariano Braccia es que era Delegado ante el Comité de Asuntos Fiscales de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que agrupa a 36 países miembros y su misión es promover políticas que mejoren el bienestar económico y social de las personas alrededor del mundo. Casualmente, el presidente Mauricio Macri ha intentado formar parte de esta organización ya que es de suma notoriedad en el ámbito económico y solo pertenecen a ella países del primer mundo. Esto demuestra la no neutralidad de Braccia a la hora del ejercicio de su cargo en la AFIP.

Según la AFIP, con la flamante renuncia, Mariano Braccia estaría cumpliendo la Ley de Ética en el ejercicio de la función pública Nº25.188 que regula los derechos, prohibiciones e incompatibilidades de todos los funcionarios que ejercen en el ámbito público. Pero hay quienes afirman que hay incumplimiento de todos modos. En cualquier caso, hay controversias en marcha.

Pero la AFIP afirma que al renunciar ya no estará desempeñándose en 2 áreas administrativas públicas a la vez, que es lo exige la Oficina Anticorrupción.

Del otro lado hay quienes sostienen que la Oficina Anticorrupción tiene la obligación interpretativa de iniciar una investigación acerca de la designación y futura actuación de Braccia.

En cuanto a Rosenkrantz, él cree que la renuncia de Braccia a la AFIP lo libra del causal de recusación del cargo por no cumplir con la imparcialidad que requiere ejercer el cargo de juez de la Corte Suprema. Pero más allá de la hipocresía en la formulación del argumento, no se salvará del reclamo.

También podría gustarte