Referentes de la oposición señalaron que el canje de deuda es “una operación vil y ruinosa para el Estado”

La oposición reiteró sus críticas al nuevo canje de títulos en pesos que el el Ministerio de Economía cerró este mediodía con los bancos para postergar los pagos a 2024 a cambio de bonos indexados y un seguro (Put) en caso de devaluación.

Ayer y en simultáneo con el duro comunicado de legisladores de Juntos por el Cambio, tres referentes de ese espacio político, el ex ministro de Economía Hernán Lacunza, el diputado Luciano Laspina, el ex titular del BCRA Guido Sandleris, se manifestaron vía Twitter y calificaron el acuerdo como “una operación vil y ruinosa para el Estado”.

En tres tuits consecutivos, los economistas conjeturaron, cuando todavía no se conocían los detalles del acuerdo, que el Gobierno “entregaría un bono dual ajustable por devaluación o inflación -el que resultara mayor- y un seguro de recompra de los bonos (put) a cargo del BCRA que podría ser activado en cualquier momento”.

Por otra parte, señalaron que el canje “violaría el artículo 19 de la Carta Orgánica del BCRA y los principios de Ley de Administración Financiera”, lo que “implicaría un seguro de cambio para los bonistas (bancos) y la deuda -que en promedio hoy vence cada tres meses- pasaría a vencer diariamente (optativo para los bonistas si baja el precio)”.

Asimismo, destacaron que “lo más grave es el riesgo enorme que le genera a los argentinos, porque si la opción se ejerce podría gatillar un nuevo salto de la inflación en cualquier momento, que ningún banco central responsable podría admitir”.

Los tuits son una síntesis del comunicado divulgado este domingo por legisladores opositores, que lleva por título “Una nueva maniobra del Ministerio de Economía que sólo traerá más inestabilidad”. El canje “implica un seguro de cambio para los bonistas y que la deuda, que vencía cada tres meses, ahora, en la práctica, tenga vencimientos diarios. Todo ello extendido hasta el 2024″, señalaron.

lacunza_tweet.jpeg

En este sentido, un referente económico opositor señaló que “lo que intenta el Gobierno es comprar tiempo y tirar la pelota hacia adelante” y que “se está jugando con fuego”. Del mismo modo, la fuente apuntó contra los bancos, “que tienen una responsabilidad fiduciaria con los depositantes”. En este sentido, subrayó que “reclamamos prudencia ante la precaria estabilidad que existe”.

Del análisis que realizaron los economistas opositores se desprende que el problema de fondo es fiscal, agravado con la reciente sanción de la moratoria jubilatoria, cuyo costo representaría el 0,4% del PBI.

El canje, agregan, “es una operación que puede gatillar más emisión monetaria en cualquier momento”, lo que impactaría en la inflación.

También podría gustarte