Recibió un tiró en la cabeza y corrió a los ladrones para defender a su padre

Sergio Fluxa tiene 46 años y el lunes por la mañana vivió una experiencia que lo llevó al borde de la muerte. “Me dispararon a quemarropa, y solo porque me corrí un poco para un costado puedo contar el cuento”, dijo.

Fluxa fue víctima de tres delincuentes, que intentaron asaltar a su padre cuando se encontraba en la puerta de su casa. El hombre, de nombre Ismael, tiene 73 años y fue abordado por los ladrones cuando sacaba su auto del garage.

De acuerdo con el diario Hoy, el hecho tuvo lugar en la calle 15 bis entre 528 y 529 cuando, a las 9.45. Los ladrones llegaron a robar en un Chevrolet Prisma de color gris plata con vidrios polarizados.

Sergio Fluxa estaba en el interior de la vivienda, cuando escuchó el grito de su padre. Salió para socorrerlo y fue allí cuando recibió un disparo por parte de los malvivientes.

“Cuando estaba a unos cinco metros del cordón de la vereda, el ladrón que estaba asaltando a mi padre me apuntó y me disparó, sin decirme una palabra. A quemarropa. Vio que estaba yendo y me tiró. Llegué a correrme y por eso no pegó de lleno en la cabeza, porque si no, no contaba el cuento”, dijo Fluxa.

Los ladrones dispararon y le pegaron un tiro en la cabeza

La víctima terminó con el proyectil alojado en la cabeza, sin penetrar el cráneo. Lo trasladaron de urgencia al Hospital San Roque de Gonnet, del que salió con el alta médico. Ahora, deberá hacer reposo y pedir asistencia psicológica.

Los ladrones se dieron a la fuga y por el momento no fueron detenidos.

 

También podría gustarte