Quién es Verónica Ghio, la esposa de Carlos Reutemann, denunciada por aislar al político: se casó en secreto con Lole y es 27 años menor

Carlos Lole Reutemann transita por días complejos, tras superar una difícil internación por un cuadro grave, que a sus 79 años disponía de un pronóstico reservado. El senador por Santa Fe logró superar ese trance de salud, pero quedó envuelto en otro problema.

En las últimas horas, la hija del político, Cora, publicó en Twitter una durísima denuncia contra Verónica Ghio, la actual esposa. “No tengo noticias de mi papá desde que salió del sanatorio. No responde su celular, no atiende en la puerta y Verónica Ghio nos bloqueó a mi hermana y a mí”, posteó.

Esto encendió las alarmas y focalizó las luces en Ghio. En primera instancia hay que decir que tiene 52 años y que se casó con Lole en 2006, pero con un hermetismo muy extraño. En esa época, anunciaron la boda para el 22 de diciembre, para realizar un festejo en una chacra, pero llamaron a un juez para certificar la unión el 16, sin presencia de nadie, solo de la madre de ella y el hermano del expiloto de Fórmula Uno.

En ese momento, el exgobernador santafesino apenas atinó a explicar de su vida privada: “Me caso porque tengo una muy buena relación desde hace muchos años y estoy muy bien”. Mientras que Verónica siempre evitó las cámaras y los micrófonos para pulular por un perfil bajo.

Verónica estudió comercio exterior, es atlética con dotes para la natación. Cuando conoció a Reutemann, en 2004, trabajaba en una escribanía y al iniciar el amor con el político se abrió un negocio de ropa en el centro de la capital de Santa Fe.

Ghio modificó su realidad y dejó atrás esas ocupaciones para erigirse en la asesora privada de Carlos, quien le manejaba la agenda, su secretaria privada y el filtro del funcionario. Un poder que fue elucubrando, hasta que se asegura que actuó de decisiva para que Reutemann firme un acuerdo con Mauricio Macri.

Ahora, las hijas de Lole se cansaron de un supuesto accionar de aislamiento de su padre, de un cerrojo rotundo, una probable intención de mantenerlo lejos de todos y controlarlo.

También podría gustarte