Putin moviliza más tropas hacia Ucrania y amenaza a Occidente con usar armas nucleares

El presidente ruso, Vladimir Putin, convocó el miércoles a 300.000 reservistas para luchar en Ucrania y respaldó un plan para anexar partes del país, insinuando a Occidente que estaba preparado para usar armas nucleares en la defensa de su país.

Esta fue la primera movilización de este tipo de Rusia desde la Segunda Guerra Mundial y significó la mayor escalada de la guerra de Ucrania desde la invasión de Moscú el 24 de febrero.

Siguió a las crecientes bajas y reveses en el campo de batalla de las fuerzas rusas, que fueron expulsadas de las áreas que habían capturado en el noreste de Ucrania en una contraofensiva ucraniana este mes y están empantanadas en el sur.

En un discurso a la nación rusa, Putin afirmó: “Si la integridad territorial de nuestro país se ve amenazada, utilizaremos todos los medios disponibles para proteger a nuestro pueblo, esto no es un engaño. Rusia tenía muchas armas para responder”.

Ucrania y sus aliados occidentales respondieron diciendo que la medida mostraba que la campaña de Rusia en Ucrania estaba fallando y a partir de esto, los aliados prometieron más apoyo al gobierno del presidente Volodímir Zelenski.

El ministro de defensa de Rusia precisó que la movilización parcial traería a 300.000 reservistas con experiencia militar previa.

Aunque Rusia estuvo involucrada en una serie de conflictos desde la Segunda Guerra Mundial, esta fue la primera convocatoria de este tipo desde entonces. El asesor presidencial ucraniano, Mykhailo Podolyak, admitió que era un paso predecible que resultaría extremadamente impopular.

“Atractivo absolutamente predecible, que parece más un intento de justificar su propio fracaso. La guerra claramente no va de acuerdo con el escenario de Rusia”, interpretó Podolyak cuando fue consultado por la agencia Reuters.

Antes del discurso de Putin, los líderes mundiales reunidos en las Naciones Unidas en Nueva York denunciaron la invasión rusa de Ucrania y los planes para que cuatro regiones ocupadas celebren referéndums en los próximos días para unirse a Rusia.

Putin dijo que la movilización parcial de sus 2 millones de reservistas militares fue para defender a Rusia y sus territorios ya que Occidente no quería la paz en Ucrania. Acusó a Washington, Londres, Bruselas de presionar a Kiev para que “transfiera las operaciones militares a nuestro territorio”. 

Ucrania ha atacado esporádicamente objetivos dentro de Rusia durante el conflicto, utilizando armas de largo alcance suministradas por Occidente. “También se ha utilizado el chantaje nuclear”, dijo Putin, citando la planta de energía nuclear Zaporoyia de Ucrania. Rusia y Ucrania se acusaron mutuamente de poner en peligro la planta en los combates.

También acusó a los funcionarios de los países de la OTAN de hacer declaraciones sobre “la posibilidad y admisibilidad de usar armas de destrucción masiva contra Rusia: armas nucleares”.

“Quiero recordarles que nuestro país también cuenta con diversos medios de destrucción, y en algunos componentes más modernos que los de los países de la OTAN”, dijo.

“El yugo de Ucrania”

Putin reafirmó que su objetivo era “liberar” el Donbass, el corazón industrial de Ucrania, y dijo que la mayoría de la gente no quería volver a lo que llamó el “yugo” de Ucrania.

En un movimiento aparentemente coordinado, los líderes regionales prorrusos anunciaron el martes referéndums del 23 al 27 de septiembre en las provincias de Lugansk, Donetsk, Kherson y Zaporiyia, que representan alrededor del 15% del territorio ucraniano.

Rusia ya considera a Lugansk y Donetsk, que juntos forman la región de Donbas que Moscú ocupó parcialmente en 2014, como estados independientes. Ucrania y Occidente consideran que todas las partes de Ucrania en poder de las fuerzas rusas están ocupadas ilegalmente.

Rusia ahora posee alrededor del 60% de Donetsk y había capturado casi todo Lugansk en julio después de lentos avances durante meses de intensos combates.

Esas ganancias ahora están amenazadas después de que las fuerzas rusas fueran expulsadas de la vecina provincia de Kharkiv este mes, perdiendo el control de sus principales líneas de suministro para gran parte de los frentes de Donetsk y Lugansk.

Malestar y protestas en Rusia

La oposición rusa convocó protestas callejeras contra la orden de movilización de Putin.

Alexei Navalny, el líder opositor más destacado de Rusia que actualmente está en prisión, dijo que Putin estaba enviando a más rusos a la muerte por una guerra fallida.

La coalición contra la guerra Vesna publicó: “Esto significa que miles de hombres rusos, nuestros padres, hermanos y esposos, serán arrojados a la picadora de carne de la guerra. Ahora la guerra ha llegado a todos los hogares y a todas las familias”.

El ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, dijo el miércoles que 5.937 soldados rusos habían muerto desde el comienzo del conflicto. Pero los Estados Unidos estimó en julio el número de muertos en Rusia en alrededor de 15.000, en tanto que Ucrania contabiliza un número que se acerca a los 60 mil.

También podría gustarte