Pura ternura: una gata callejera le “presentó” su camada a la mujer que le daba de comer

Dicen que “es de bien nacidos ser agradecidos”. Nos costará más o menos, pero el dar las gracias cuando nos hacen un favor, así como el pedir perdón por nuestras acciones que hayan podido molestar a los demás, son algunas de las buenas costumbres que muy a menudo olvidamos poner en práctica.

Eso, los seres humanos, porque pocas mascotas se olvidan de dar las gracias a sus dueños en forma de besos y mimos cada vez que tienen la oportunidad. Todas esas cosas por las que nosotros nos encontramos agradecidos, también les ocurren a nuestros animales, que a menudo se sienten muy felices de demostrarlo.
Eso mismo pudo comprobar de primera mano Lisianne, una mujer de Montreal, Canadá, que nunca imaginó que su gesto desinteresado para con una gata callejera iba a cambiar su vida para siempre.

La gata comenzó a aparecer en casa de la mujer, buscando comida. Cuando Lisianne la vio por primera vez, se dio cuenta de que estaba embarazada, y decidió dejarle alimento e intentar pasar un poco de tiempo con ella para ver que no corría ningún peligro.
Así lo hizo todos los días, hasta que la gata desapareció. Un par de jornadas después, volvió a verla en su porche, solo que en esta ocasión ya no estaba embarazada.

Lisianne y los gatitos. Foto: Facebook Chatons Orphelins Montreal

Tiles y Taylor aún buscan un hogar. Foto: Facebook Chatons Orphelins Montreal

Aún así, seguía buscando comida. La gata volvía a diario, y Lisianne se preguntaba qué habría sido de los gatitos. Pronto llegó su respuesta: con el paso de los días se ganó la confianza de la gata, que decidió “presentarle” a su camada y no dudó en llevarle los gatitos a Lisianne, uno a uno, hasta la puerta de su casa. La mujer, sorprendida, no pudo sino darles a todos una cálida bienvenida.

Los gatitos eran bastante tímidos porque no habían tenido contacto humano desde su nacimiento. Lisianne decidió llamar a la protectora local Chatons Orphelins Montréal para que los rescataran, trataran médicamente y pudiesen buscarles un hogar.

Los gatitos que le fueron

Lisanne adoptó oficialmente a mamá gata, y una de sus amigas se quedó con otro de los gatitos, al que llamó Tabby. Ahora, el resto de la camada, que tiene poca más de tres meses y superaron algunas enfermedades gracias al cuidado veterinario y la llamada de Lisanne, busca un hogar.
En la protectora los bautizaron Tito, Taylor, Tynie, Tyana y Tiles. Tito es el único de ellos que nació con una pequeña malformación en una de sus patas, pero está recibiendo el cuidado médico que necesita.

También podría gustarte