¿Pueden cortarle la luz a Mendoza?

Parece una novedad, pero es un problema crónico para Mendoza: la principal empresa distribuidora de electricidad no cumple con sus obligaciones y arrastra una enorme deuda con el mayorista de la energía; situación que tiene un riesgo potencial para el abastecimiento. EDEMSA tiene una deuda nueva que supera los 2500 millones de pesos con Cammesa y está en el podio de las más morosas. Las deudas que arrastran las distribuidoras generaron un alerta en el Gobierno nacional y algunas podrían sufrir “cortes” o disminución del servicio, según la amenaza. Incluso, en el mismo camino podrían restringir los pagos a las empresas generadoras, tensando la cuerda en toda la cadena de valor energética.

El agujero de Cammesa ronda los 20 mil millones de pesos (entre todas las generadoras) entre la deuda vieja y la que se acumula mes a mes. El problema es que de manera indirecta es el Estado el que financia la diferencia entre lo que se le paga a las generadoras y lo que recaudan con las distribuidoras. Es decir, los 2500 millones de pesos que no pagó Edemsa, sí los tuvo que financiar el Estado para pagarle a quienes generan la energía.

Un informe interno de Cammesa, publicado por el diario La Nación, advierte sobre las posibilidades de reducción del servicio a algunas empresas. Y nombra a la distribuidora del Chaco, Servicios Energeticos del Chaco, como una de ellas. Esa empresa es de gestión estatal y allí también entran en juego las tensiones políticas, pues es una provincia gobernada por el PJ. La sospecha del gobierno nacional es que el dinero recaudado por la distribuidora con el pago de los usuarios podría ser desviado para financiar otras obligaciones.

Edemsa bajo la lupa

Pero en Mendoza también existen sospechas similares, a pesar de que Edemsa es una empresa privada. En ese caso intentan averiguar si se han desviado fondos hacia otras empresas relacionadas con los accionistas o si se inflaron pagos a proveedores que también tienen vinculación con Edemsa. En su última rendición de cuentas, la concesionaria menciona que comienza a saldar créditos entre empresas vinculadas. Uno de esos saldos fue la desvinculación final entre el área petrolera de negocios del “grupo Manzano” (Andes Energía) y el área eléctrica (Andina). Andes Energía fue absorbida por Phoenix y le pagó a Andina (propietaria de Edemsa) U$S 1.037.977 para “terminar y resolver todo pasado, presente, futuro o potencial reclamo recíproco”.

También podría gustarte