Prostituta que gana un millón de dólares al año demandó al Gobierno por las restricciones

Los prostíbulos legales están cerrados en Nevada (Estados Unidos) desde el 17 de marzo, pese a la reapertura en la zona de negocios tales como spas y salones de masajes.

A raíz de eso, y de las pérdidas económicas a raíz de las restricciones por el coronavirus, una famosa prostituta inició una demanda contra el Gobierno.

Se trata de Alice Little, quien hasta principios de año brindó servicios sexuales en el burdel Moonlite BunnyRanch.

En su reclamo, la mujer remarcó que antes de las disposiciones oficiales ganaba en promedio cerca de un millón de dólares al año.

La trabajadora sexual, que se autopromueve como “psicóloga, asesora de relaciones y experta en sexo, todo en uno”, afirmó que desde marzo de 2020 está perdiendo dinero.

En consecuencia, Little demandó al gobierno de Nevada por lo que considera una decisión “arbitraria” que dejó a las trabajadoras sexuales legales “económicamente devastadas”.

Días atrás, según RT, un tribunal encomendó a la oficina del fiscal general de Nevada que responda a la demanda de la querellante en un plazo de 30 días.

“El hecho de que se haya permitido reabrir (…) negocios no esenciales me hace pensar que la decisión del gobernador, al mantener cerrados los burdeles, es simplemente una discriminación flagrante contra las trabajadoras sexuales legales de Nevada”, cuestionó la demandante en un comunicado.

Tras perder su trabajo e ingresos en el burdel, Alice buscó otras opciones, entre ellas la oferta de “íntimas” y “juguetonas” reuniones virtuales.

 

También podría gustarte