Proponen aislamientos intermitentes y programados para bajar los contagios

Períodos de confinamiento estricto seguidos de aperturas donde se mantuvieron los cuidados por tiempos cortos y programados es la propuesta de investigadores de diferentes especialidades para reducir los contagios de coronavirus afectando lo menos posible la actividad económica y brindando un escenario previsible para la población.

“Se trata de una lógica estructurada en dos fases: una de confinamiento, otra de apertura. El eje es poder otorgar previsibilidad a las actividades al tiempo que aportar una disminución de la propagación de la enfermedad”, describió a Télam el investigador del Conicet y docente de la Universidad de Buenos Aires (UBA) Rodrigo Castro.

El objetivo sería lograr “un descenso sostenido de la curva hasta alcanzar niveles incluso inferiores a los anteriores al inicio de la segunda ola”, lo que se lograría “a través de una sucesión de ciclos”.

La estrategia, que desde julio del año pasado propone este grupo, fue bautizada como ASPI (Aislamiento Social Preventivo Intermitente) y cobró fuerza en estos meses como alternativa frente al aumento de casos que atraviesa el país desde marzo de 2021, con cifras que superan ampliamente la denominada primera ola en 2020.

Fue propuesta anterior por Castro y desarrollada junto al investigador del Conicet y docente de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) Ernesto Kofman , el sociólogo e investigador del Conicet Daniel Feierstein y el médico infectólogo Omar Sued

A la vez, permanecieron en diálogo con profesionales del campo de la salud mental, de la física y de la química, entre otras disciplinas, en el marco de una de las Ideas-Proyecto seleccionado en abril de 2020 por la Unidad Coronavirus del Ministerio de Ciencia y Tecnología e Innovación.

También podría gustarte