Presas atacaron a Nahir Galarza: “Se la querían comer cruda”

Nahir Galarza, la joven de 22 años condenada a prisión perpetua por asesinar a su novio Fernando Pastorizzo, volvió a ser titular de todos los portales de noticias tras sumar otra pelea en la cárcel. Según contaron fuentes cercanas, la presidiaria fue atacada por sus compañeras tras que ella las mandara al frente por el uso indebido de los teléfonos celulares.

“Se la querían comer cruda”, sintetizó un allegado a la familia Galarza. El hecho sucedió la semana pasada en la Unidad Penal N°6 de Mujeres de Paraná, donde la joven deberá cumplir una pena perpetua.

De acuerdo con Infobae, luego de la presunta denuncia que hizo Nahir, las autoridades del penal decidieron secuestrar todos los celulares de las reclusas. Sin embargo, la abogada de Galarza, Raquel Hermida Leyenda, desmintió categóricamente que su defendida haya sido la “soplona”.

“Las internas fueron engañadas por la unidad penitenciaria. Les dijeron que les secuestraban los celulares porque habían posteado fotos en las redes. Esto le genera un problema a Nahir con el resto de la población carcelaria y ella no tuvo nada que ver”, insistió la letrada.

Tras la quita de celulares, tanto Nahir como sus compañeras deberán comunicarse con sus padres a través del teléfono fijo de la cárcel. Ese no fue el único castigo, sino que además, le prohibieron algunas actividades en los talleres literarios. Por último, le redujeron a una hora el uso de la computadora para estudiar psicología y música.

Frente a esto, salieron a defenderla conocidos de la presidiaria. “Pareciera que quieren que se quede encerrada y no quiera estudiar o hacer actividades para incorporar conocimiento”, agregaron desde el entorno de la familia de la joven.

 

También podría gustarte