Por error, el Registro Civil le cambió la identidad a ciudadano salteño: “No soy nadie”

El salteño Pablo Alejandro Ramos reclama una solución para el increíble error que cometieron en el Registro Civil de Rosario de Lerma cuando lo inscribieron al nacer hace ya 36 años. Alguien en ese momento se equivocó, lo anotó como “Paola Alejandra” y lo dejó, literalmente, sin derechos desde entonces.

Pablo nunca votó. Tampoco logra registrarse para trabajar en blanco y con changas como albañil intenta mantener a sus cinco hijos, que ni siquiera pudo tampoco reconocer. Golpeó puertas, pidió ayuda, pero para el sistema simplemente es una mujer que no existe.

“Ya no sé que hacer. La justicia no me da soluciones y sigo perdiendo trabajos. Mi vida no existe. Nunca pude votar. Quiero comprar algo con mi documento y no puedo. Piensan que es falso porque está sobreescrito. Y cuando me piden mi partida de nacimiento, ya no sé qué decir. No soy nadie. No tengo identidad por culpa de gente negligente”, sostiene en un video, que fue difundido en las últimas horas por el portal El Tribuno.

Según su testimonio, es hijo de una pareja de trabajadores rurales y cuando llevaron sus datos para inscribirlo como ciudadano argentino hace más de tres décadas, quien los atendió le cambió inexplicablemente el nombre y el sexo. Cuando le llegó el DNI a los 8 años, quisieron disimular la equivocación pero solo lo hicieron más grotesca: sobreescribieron el nombre Paola con las letras “b” y la “o”.

Tras la repercusión que tuvo el caso, en diálogo con el mismo medio Verónica Saicha, autoridad del Registro Civil, aclaró: “Tomamos conocimiento de esto a través de los medios. Durante toda la mañana nos estuvieron consultando sobre esta situación, pero sin una resolución judicial no podemos resolver este error”.

No obstante, la funcionaria agregó: “Este no es un error cometido durante mi gestión pero estoy dispuesta a hablar con él. Incluso a llamarlo para atenderlo personalmente, y hablar este tema”. En tanto, el resto de la documentación del salteño, tales como el documento extendido por el hospital donde nació y el testigo del nacimiento, llevan su nombre correctamente escrito.

Derecho a la identidad

En Argentina, la casi totalidad de los nacimientos se registran, pero no todos se inscriben e identifican. Registrar el nacimiento no significa que se inscriba y se expida un DNI, técnicamente a esta situación se la denomina “sub registro” y afecta a un número muy importante de personas.

La imposibilidad de ejercer su derecho a la identidad tiene un gran impacto a lo largo de la vida y, en consecuencia, conduce a la vulneración de otros derechos tales como la salud, la educación y el derecho al trabajo.

La falta de registro de las personas es el resultado de que la carga de la inscripción se pone en las personas más vulnerables cuando es el Estado el que tiene que llegar a ellas.

Para revertir esta situación, según explican desde el Renaper, es que a partir de octubre del año pasado se creó el Certificado de Pre-Identificación. Esto implica que toda persona no identificada, sin importar su edad, puede inscribir su nacimiento en los registros civiles por vía administrativa, cuando, hasta el momento, al tratarse de mayores de 18, debía realizarse por vía judicial.

También podría gustarte