Polémica definición de Mauricio Macri sobre Cristina Kirchner en su libro: “No está bien”

Algunos extractos del libro “Primer Tiempo” de Mauricio Macri adelantan la “falta de relación” con la actual Vicepresidenta. Su influencia en el traspaso presidencial (sobre el cual se centra el primer capítulo, logró borrar hasta a Alberto Fernández, ya que Macri describe toda la jornada y se anima a afirmar: “La expresidenta no está bien. No sé si alguna vez lo estuvo”.

“El miércoles llega mi libro a las librerías de todo el país. A pesar de episodios aislados de intolerancia y fanatismo, estoy contento y agradecido de comprobar el compromiso con la libertad de expresión y el debate de la inmensa mayoría de los libreros argentinos #PrimerTiempo”, indicó Macri este domingo en su cuenta de Twitter. Los “episodios” a los que alude son parte del anuncio de una serie de librerías que se niegan a poner su libro en venta, aduciendo que prefieren “tirarles un tomatazo” que ponerlos a disposición del público.

Desde Infobae, este domingo se publicó parte del primer capítulo, donde Macri recuerda que “El martes 10 (de diciembre) me levanté temprano. Caminé bastante mientras los pensamientos iban y venían. Estaba tranquilo y en paz. Dejaba pasar el tiempo sabiendo que se trataba de un día importante para la historia institucional de nuestro país”.

Polémica definición de Mauricio Macri sobre Cristina Kirchner en su libro: "No está bien"

El 10 de diciembre de 2019

Según explica, cuando ingresó al Congreso “el ambiente estaba cargado con una energía diferente. No era un clima de ilusión. No se sentía que predominara la alegría. El ambiente que se respiraba era de revancha. Parecían querer mostrarme y mostrarle al 41% de los argentinos, a los que habían confiado en nuestra propuesta, un mensaje del tipo de «¡VOLVIMOS. AHORA BÁNQUENSELA!». Ese sentimiento (o mejor dicho, ese resentimiento) se manifestó aún más claramente cuando comenzaron a cantar la marcha peronista. No había alegría. Incluso parecían cantarla con la intención bien marcada de prolongarla hasta el infinito”.

Tras describirse como “un optimista inclaudicable”, Macri recordó el momento del traspaso y afirmó que una vez concluida la ceremonia se fue del lugar. “No fui consciente de ninguno de los gestos de la vicepresidenta. Realmente, elijo no engancharme con esas cosas. Sé que algunos no están de acuerdo con esta característica mía y quisieran verme respondiendo todos los días en los medios ante cada insulto, cada denuncia falsa o cada crítica infundada. Pero hace mucho que prefiero no escucharlos. Cuando uno no escucha el odio de los demás se libera del dolor, del aspecto humano del dolor que pone en cuestión el amor propio, lo que genera la bronca que no produce nada positivo”.

El “deseo de venganza” de Cristina Kirchner

“Aquel a quien se odia termina apropiándose de uno hasta dominarlo por completo. La expresidenta no está bien. No sé si alguna vez lo estuvo. Ya durante sus mandatos notaba un padecimiento interno muy grande. Tiene una verdad de sufrimiento muy dura, una serie de cosas no resueltas desde muy atrás que sólo ella debe saberlas”, remarca en su libro el exmandatario, quien incluso se anima a afirmar que “ella es una persona que hoy es toda una construcción artificial o irreal. Ella cree de verdad, se ha convencido, de que todos sus problemas con la Justicia son producto de decisiones arbitrarias de los medios y los jueces. Jamás en mi vida me preocupé por una sola causa de ella, no hablé con ningún juez acerca de sus causas”.

“Tal vez esto explique su permanente deseo de venganza”, reflexiona Macri, haciendo siempre alusión a Cristina Kirchner, pero sin escribir su nombre en el papel.

También podría gustarte