Pobreza: desentierran pollos podridos que fueron decomisados en Iguazú

Una dramática situación se observó el martes en la localidad misionera de Iguazú, donde familias en situación de extrema vulnerabilidad social se dirigieron al predio municipal de las Dos Mil Hectáreas y desenterraron cajas de muslos de pollo en estado de descomposición, presuntamente para consumirlos, pese al riesgo para la salud.

Según trascendió, el sábado pasado personal de la Prefectura Nacional secuestró 1.200 kilos de muslos de pollo, de origen argentino.

Fue en un operativo en el barrio Altos del Paraná. Los pollos fueron entregaron al Senasa para que corroboren su estado sanitario. Y como el Senasa detectó que no estaban aptos, el martes Prefectura enterró los muslos.

Esto no impidió que muchas familias necesitadas, donde muchas de ellas eran mujeres y niños, se acerquen al lugar a esperar y poder desenterrar la mercadería para poder llevársela a sus casas.

El referente social de Puerto Iguazú, Ariel Gularte justificó el accionar de los vecinos: “fue por necesidad. Muchos de ellos no cobraron el IFE, otros por cuestiones de trámites no tienen ingresos y al no tener trabajo, fueron a buscar eso. Sabiendo que era un riesgo enorme de intoxicación”.

Las imágenes producen indignación y tristeza.

También podría gustarte