Pidió probar una Ferrari, se la prestaron y se fugó

La policía alemana envió una orden de arresto contra un hombre que se robó una Ferrari después de que pidió probarla en un concesionario.

El sospechoso se presentó el martes al mediodía en un concesionario de autos clásicos cerca de Düsseldorf y allí mostró interés por una Ferrari 288 GTO, de color rojo. Desde el establecimiento le permitieron al hombre realizar una prueba por ruta antes de una compra, pero el hombre escapó.

De esta Ferrari se produjeron menos de 300 ejemplares en los años 1980. El supuesto cliente se fugó con el auto, valorado en 2,2 millones de Euros.

El auto fue recuperado cuando estaba oculto en un garaje y la policía aún buscaba al ladrón, luego de distribuir la foto. Según varias investigaciones, el vehículo le pertenecía al ex corredor de Fórmula 1, Eddie Irvine.

También podría gustarte