Pesaba 150 kilos, bajó 60 en un año, compartió su secreto y se hizo viral

Francisco Sola tiene 28 años y es comunicador. Desde los 12 años hasta los 26 tuvo sobrepeso y luego su cuadro se agravó a obesidad mórbida. Fue en el 2019 que decidió darle un giro 360 grados a su vida y empezar el cambio. Gracias a un plan, perseverancia y motivación, logró bajar 60 kilos en menos de un año y la semana pasada, con motivo del Día nacional para concientizar sobre la obesidad, compartió su historia.

El hombre publicó una suerte de “decálogo” donde mostró el plan que siguió en estos dos años y según el, la clave está en la parte espiritual. Obtuvo más de 90.000 likes y miles de retuits. Su objetivo es ayudar a todas las personas que sufran de sobrepeso y demostrar que se puede. Fue así que además de la viralización de la publicación, recibió más de mil mensajes privados que se esfuerza en contestar uno por uno. “Hay gente que me pide consejos, otros que me cuentan historias de vida”, dijo a TN.

Según Francisco, además de cambiar su alimentación y hacer actividad física, lo que ayudó al descenso de peso fue “un cambio espiritual, con un acercamiento a la filosofía oriental y al budismo”. En su biografía de Instagram tiene escrito “Los hábitos me cambiaron la vida”, y se define como “Difusor de la aceptación del Ahora y de la Imperfección”. Si puedo ayudar eY como desde ahora se dedica a ayudar a otros, también tiene escrito “Escribime, contesto todos los DM”.

 

“Me permito disfrutar de mi cuerpo y de la sensualidad que tengo. No lucho más, me rendí al momento presente. Se bien que voy a atraer lo que soy, no tiene sentido mentirme. Y así voy, sin importar caer bien, solamente haciendo lo que se me canta en el momento”, expresó en una de sus publicaciones de Instagram.

Francisco hace hincapié en que la parte espiritual es fundamental en el proceso. “Hay que tener un acercamiento holístico al problema. El sufrimiento viene de no aceptar el momento presente. Las personas obesas sienten culpa por el pasado y ansiedad por el presente”. Hoy recibe cientos de mensajes en todas las redes de personas tanto compartiendo sus historias, como pidiéndole ayuda y consejos, los cuales contesta uno por uno de forma personalizada.

“Podés quedarte en el rol de víctima, o aceptar la situación y ocuparte de salir del pantano en el que te encontrás”, agregó, explicando las premisas que tomó del budismo. “Hay cosas que no van a volver más, hay momentos que por sentirme inseguro no los viví. Por ejemplo no di besos en una fiesta de 15. Ese sufrimiento, esa angustia va a resignificar el presente”, continuó Sola, sincerándose.

Según recalcó, “no hay secreto, no hay receta mágica. La receta es que te sientas cómodo”. En su opinión, para lograr el cambio “el plan perfecto es el plan posible”: hay que ser consciente de sus límites, “ser sincero con uno mismo” y no proponerse metas imposibles de cumplir. Así un día se levantó y publicó en Twitter uno de sus platos del día. Saludable y abundante.

Finalmente, en su catálogo viral destacó la importancia de contar una red de contención. “Para cambiar de hábitos vas a prescindir de relaciones que no te suman”, expresó.

“Lo que te va a matar es quedarte donde estás. Hay que perder el miedo que te da entrar a un gimnasio, a sacarte la remera, a encarar a una chica o un chico, hay que encomendarse a la incertidumbre, en esa entrega surge la realización de uno”, concluyó.

10 claves de “El plan perfecto es el plan posible”

-Entender que los procesos tienen su tiempo.

-La alimentación es el 70% del cambio, pero sin engañarse con dietas.

-El ejercicio es el 30% del cambio y es un hábito estructural.

-Practicar deportes colectivos, no quedarte en tu casa.

-Cambiar el enfoque: comer sano, hacer deporte, tener rutinas tiene que ser algo a disfrutar.

-Entregate al momento presente.

-Sacarse fotos. Si te da verguenza no las muestres, pero es importante para registrar los cambios logrados.

-Hablar con tus seres queridos, y dopamina en las redes.

-Buscar ayuda profesional: médico, psicólogo, estudios de sangre, nutrición, etc.

-En el universo no existe ni el bien o mal. Lo que viviste fue la maestría de vida que tenías que pasar. No te culpes, no te creas víctima.

También podría gustarte