Pactó una compra online, pero fue una trampa mortal

Acordó encontrarse en una esquina de la localidad de Hurlingham con el presunto vendedor de un artículo electrónico al que había contactado por una plataforma de venta online. Desde su domicilio, en el barrio porteño de Flores, se trasladó hasta allí, manejando su camioneta y acompañado por su esposa. Al llegar, el ciudadano chino cayó en la trampa: aparecieron dos sujetos en moto, que rompieron la ventanilla del vehículo, le robaron 2.000 dólares y el teléfono celular, y le dispararon a quemarropa. El balazo resultó mortal.

El crimen de Juan Kuai Lang, de 39 años, se produjo frente a su pareja y las miradas de automovilistas y transeúntes. Una cámara de seguridad registró el episodio. Pero los “motochorros” homicidas escaparon a toda velocidad y aún no pudieron ser localizados, aunque los investigadores avanzan en la identificación. Al mismo tiempo, se busca establecer los contactos de la víctima con la persona con la que hizo el negocio, para la adquisición de un dispositivo electrónico que se ofrecía por un el sitio Marketplace.

Este episodio, que recién trascendió el miércoles, ocurrió en horas de la tarde del pasado martes en Mozart al 400, casi Cortez, de Hurlingham, cuando Lang y su esposa (ambos de nacionalidad china) llegaron en su Peugeot Partner, tras haber intercambiado previamente una serie de mensajes, vía WhatsApp, con el vendedor.

Una vez en esa esquina apareció una moto de alta cilindrada con dos ocupantes, uno de los cuales hizo estallar la ventanilla del lado del conductor y a los gritos le pidió los dólares. Y allí se presume que ante un intento de resistencia, recibió un tiro a corta distancia, al mismo tiempo que el cómplice del homicida le arrebató el celular a la mujer y el dinero destinado a la compra pactada.

Tras la fuga de los “motochorros”, los testigos dieron aviso al 911 y efectivos de a comisaría 1era. de Hurlingham se desplazaron al lugar, constatando que el hombre agonizaba, al haber recibido un impacto en la axila. Su esposa tuvo que ser contenida por el shock emocional padecido ante el ataque.

La investigación del crimen quedó a cargo de la fiscal Marisa Monti, titular de la Unidad Funcional de Instrucción N° 5 de Morón, quien dispuso la autopsia al cuerpo de Juan Kuai Lang (quien poseía otro DNI como extranjero residente en el país, con la misma identidad, pero distinta numeración) y aguarda por la recuperación de su esposa para que brinde declaración.

Los primeros peritajes arrojaron que el arma utilizada en el asesinato fue una pistola calibre 22 y se espera por el entrecruzamiento de llamados y mensajes de su teléfono celular, para identificar al “vendedor”, que formaría parte de la banda que perpetró el asalto. En tanto, se están visualizando las imágenes de distintas cámaras de seguridad de esa zona de Hurlingham, a los efectos de poder identificar a los “motochorros”.

También podría gustarte