Noche de furia de un santiagueño: halló a su novia besándose con una amiga

Un joven del Bº Belgrano, en la ciudad de Santiago del Estero, habría sorprendido a su novia besándose con otra chica y convirtió su casa en un literal polvorín: durante diez minutos, la agredió a trompadas y patadas, hasta acabar reducido por seis amigos, a uno de los cuales atacó con dos botellazos en la cabeza.

Así se sintetiza el prólogo, trama y corolario de una noche de ira, cuya última estación fue la Comisaría Tercera, en el mismo complejo habitacional con todos sosegados por la policía.

De acuerdo con los protagonistas, cuatro chicas y tres amigos acordaron reunirse en la casa de uno de ellos, el jueves a la noche.

Entre el grupo se encontraba la novia del anfitrión. Según se desprende de los relatos, cerca de las 5 de la madrugada el dueño de casa habría sorprendido a su pareja besándose con una amiga en el baño.

Nadie habría advertido ese detalle que liberó el malhumor del joven. Irritado, pero sin verbalizar el porqué, habría empujado a su novia, lo cual generó perplejidad colectiva. ¿”Qué te pasa”?, habría indagado ella, sin obtener respuestas claras en él. Sí se encolerizó más.

La tomó del cabello y del cuello, la arrastró y la encerró en el baño. Allí, la habría atacado a trompadas en el rostro, la cabeza y pateado en las piernas.

Con la joven gritando aterrada, sus amigos rompieron la cerradura y la rescataron, aunque en el proceso partieron trompadas de ambas partes. Abundaron insultos irrepetibles en él.

Entonces, los amigos condujeron a la víctima a una habitación y las chicas se atrincheraron “apostadas” contra la puerta. En ese interin, el novio se enfrentó a trompadas con los dos varones.

Tras “derrotarlos”, corrió a la habitación, venció la resistencia de las amigas y las echó. Otra vez tomó a trompadas y patadas a su pareja. Una amiga lo enfrentó, pero el sujeto ya no entendía razones y el último atisbo de sensatez era historia.

Poco y nada pareció importarle que fuese mujer, ya que igual le habría destrozado una botella en la cabeza. Es más, fue por otra botella y de nuevo impactó en la cabeza de la joven.

Sin otro recurso, todos se abalanzaron sobre el muchacho, lo doblegaron, hasta el ruidoso arribo de un patrullero que reinstaló la calma perdida. Quedó preso, por decisión de la fiscal Norma Matach. La amiga de la novia golpeada refrendó una denuncia.

También podría gustarte