Narda Lepes relató el acoso que sufrió en sus inicios: “Me tocaron el culo mil veces y me encerraron en la cámara frigorífica”

La cocinera Narda Lepes habló sobre su propio trabajo en la cocina, e hizo referencia a la denuncia que recientemente realizaron contra un reconocido chef Pablo Massey.

Hace un tiempo, cuando la pastelera Trinidad Benedetti lo denunció, Narda salió a “bancar” a todas las mujeres del ambiente pastelero y aseguró que ella también había padecido acosos.

Este fin de semana, en una charla con la OnceDiez, Lepes aseguró: “A mí me pasaron mil cosas, pero no me traumatizaron. Me tocaron el culo mil veces, me apoyaron, me encerraron en la cámara frigorífica… Pero la peor cosa que te puede pasar es que no te escuchen, que se lleve el crédito otro de tu idea, que no te den el espacio para crecer dentro del lugar. Esas son maneras de no tomar en cuenta a las mujeres para los cargos con más responsabilidad. Hay mucho para hacer. Esas cosas pasan mucho”.

Narda Lepes relató el acoso que sufrió en sus inicios: “Me tocaron el culo mil veces y me encerraron en la cámara frigorífica”

En cuanto a su propia experiencia, la reconocida chef indicó: “Otra cosa que me pasaba a mí, y que en su momento hasta me parecía copado, es que decían: ‘Narda es un pibe’, porque soy medio bestia para hablar. ¡No! Era como un club y yo me sentía parte. No estaba bueno, pero cuando era chica no me daba cuenta de eso. Me gustaba que me ‘acepten’. Ahora lo veo y digo: ‘¡No quiero!’. También hay cosas que pasan por el humor, pero cuando el humor incomoda siempre a la misma persona, no está bueno”.

El tema del acoso en la cocina es algo que la mantiene siempre en alerta. Por tal motivo, Narda afirmó que incluso lo tuvo en cuenta cuando armaron el plano del comedor de su restaurante. “La distancia que había entre la cocina y la heladera que está enfrente era de un 1,10 metros y le pedimos que la hiciera de 1,30, para que haya más espacio y evitar así que haya excusas para que apoyen a alguna chica al pasar”, reveló.

“Yo estoy en una cocina hace 25 años, y hoy si me tocan el culo, los mando a la mierda. Ayer y hoy; te contesto. Pero a mí me criaron así, para responder. A una chica que quizás no, y que tiene una personalidad más retraída, sigue con miedo. Por eso, para mí cambia todo cuando el miedo es parte de la ecuación. Y, lamentablemente, para las mujeres el miedo muchas veces es parte de esa ecuación”, cerró la cocinera.

 

También podría gustarte