Muy poca concurrencia y utilizada por una oposición desorganizada: “bolsas de cadáveres” en Plaza de Mayo y tensión en las puertas de Olivos, así fue la marcha que no cambia nada

El centro porteño y distintos puntos del país se ven envueltos por miles de personas que salieron a la calle en modo de protesta contra el vacunatorio VIP, diversos sectores y dirigentes de la oposición respaldan las distintas movilizaciones.

La convocatoria se realizó en la semana bajo el hashtag #27F y se difundió por las redes sociales además tuvo un fuerte respaldo y participación de distintos sectores de la oposición. En la Plaza de Mayo se mostraron tanto la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, como el diputado nacional por el radicalismo, Mario Negri, y el senador Martín Lousteau.

En la manifestación se pudo ver cómo las personas caminaron por las distintas calles porteñas en dirección al Obelisco y luego hasta la Casa Rosada. Banderas argentinas e indumentaria con los colores blanco y celeste fueron los elementos con los que las personas se hicieron presentes en los principales puntos de Argentina. En esta línea también se pueden ver carteles que expresaban la bronca contra el gobierno de Alberto Fernández y la polémica por el vacunatorio VIP.

En el marco de estas marchas, un grupo de sindicalistas blindó los accesos y montó un vallado para evitar la llegada de manifestaciones autoconvocadas por la marcha a la quinta presidencial de Olivos. Se pararon frente a los ingresos donde los vecinos que estaban protestando por el escándalo del “Vacunatorio VIP” que se montó en el Ministerio de Salud de la Nación y se vivieron momentos de tensión.

Si bien la policía presente en el lugar montó un cordón para separar a ambos bandos y evitar incidentes, en la zona hubo varios empujones, forcejeos e incluso golpes de puño entre algunos representantes de la CGT y los manifestantes que llegaron al lugar.

Por otro lado, unas diez bolsas fueron desplegadas frente a la casa de Gobierno y en el frente cada una de ellas tenía escrita un aleyenda: “Estaba esperando la vacuna pero se la aplicó” y un cartel con el nombre de los distintos funcionarios o personalidades que recibieron la vacuna de forma clandestina.

Entre otros, figuraban en dichas “bolsas de cadáveres” nombres como los de Estela de Carlotto, Martín Guzmán, Daniel Scioli, o una con la leyenda de “los amigos de Alberto”.

 

También podría gustarte