Murió el recién nacido que habían arrojado por el retrete de un tren en la India

Un recién nacido rescatado el pasado sábado tras ser tirado por el retrete de un tren ha muerto después de recibir tratamiento médico en dos hospitales del estado del Punyab, en el norte de la India, de acuerdo a la información que proporcionó a Efe una fuente oficial.

Según el comunicado emitido por el inspector de la Policía de Ferrocarriles del Gobierno en el área de Thana, Babilr Singh, el bebé fue hallado con vida por trabajadores del vehículo. Al detenerse el tren en la estación de Amritsar, la capital regional, unos empleados aprovecharon para echar agua en el retrete y así poder limpiar los baños. En ese momento se dieron cuenta de que algún tipo de objeto estaba obstruyendo la vía.

Completamente incrédulos, los integrantes del equipo de limpieza sacaron del retrete al bebé, que llevaba una tela agarrada al cuello que podría haber sido utilizada para tratar de estrangularlo. Al constatar que aún respiraba, lo trasladaron de inmediato al Hospital Civil de Amritsar, agregó la fuente.

Durante los dos días siguientes recibió tratamiento en ese centro médico, para ser trasladado posteriormente al Hospital Misión Gurú Nanak, donde el pequeño finalmente falleció.

Precisamente la semana pasada, en la India, un bebé nacido durante el suicidio de su madre y que fue rescatado con vida por la Policía, moría a consecuencia de la hipotermia que sufrió durante el incidente.

La mujer, de 36 años, decidió quitarse la vida colgándose de un poste en un establo próximo al domicilio familiar, en Madhya Pradesh, al centro del país. Al arribar las autoridades al lugar del suceso, encontraron al pequeño balanceándose entre las piernas de la madre, que había dado a luz instantes antes de fallecer. Retenido por el cordón umbilical y con la cabeza a pocos centímetros del suelo, el bebé aún respiraba cuando llegaron los agentes.

Los médicos que atendían al recién nacido ya habían advertido de que había pocas probabilidades de que sobreviviera y, finalmente, el niño falleció en la tarde del viernes después de haber estado 24 horas internado, por la exposición al frío que padeció durante un periodo indeterminado de tiempo.

También podría gustarte