Murió de cáncer a los 23 años luego que le negaran 15 veces un estudio médico: tenía síntomas

Emma Swain, una joven de 23 años a la que su médico de cabecera le dijo 15 veces que no necesitaba un análisis a pesar de tener síntomas de cáncer de cuello uterino, murió a causa de la enfermedad solo un año después, según cuenta el diario británico Daily Mail.

La joven rogó a los médicos de cabecera de The Haling Park Partnership, Croydon, Londres, que le hicieran los chequeos después de experimentar síntomas, pero le dijeron en repetidas ocasiones que era demasiado joven para estar enferma y que estaba demasiado preocupada.

La mujer quería someterse a un frotis, en el que se usa un cepillo o espátula para extraer células del cuello uterino y ver si existen lesiones o cambios. Asombrosamente, los médicos desestimaron los síntomas de Swain 15 veces.

En su lugar, creían que la pastilla anticonceptiva era la responsable de sus malestares. Desestimaron su pedido creyendo que estaba influenciada por el caso de Jade Goody, una estrella de un reality show que había sido diagnosticada entonces.

Pero lo peor llegó. Emma tenía cáncer de cuello uterino. La enfermedad había avanzado tanto, que cuando por fin se detectó, no había nada para hacer.

El caso se volvió viral luego que el médico de la joven reconociera que, de haber realizado el examen, le habría salvado la vida a Emma. Solo vivió pocos meses después de ser diagnosticada y de perder 15 oportunidades de iniciar un tratamiento, solo por una apreciación médica.

Darren y Emna, padre e hija.

Emma fue diagnosticada con cáncer en diciembre de 2013 y murió a los 23 años en octubre siguiente. La familia, tras el fatal desenlace, recibió una carta de disculpa por parte del médico. “Haber visto a uno de tus hijos pasar por eso y saber que podría haberse evitado es increíblemente difícil de aceptar. Confiábamos en estas personas, los profesionales, para saber lo que estaban haciendo. Nunca los perdonaré”, señaló a medios locales el padre de Emma, Darren, de 51 años.

Cómo se desarrolla el cáncer de cuello de útero.

La joven buscó por primera vez una prueba de frotis de su médico en mayo de 2013 después de que comenzó a experimentar dolor de espalda y sangrado. Durante los siguientes cuatro meses, Emma se comunicó con su médico de cabecera otras 14 veces, pero le dijeron que era demasiado joven para hacerse la prueba y que simplemente debería cambiar su pastilla anticonceptiva.

El padre de la joven ahora pide a todas las mujeres que no falten a sus consultas para la detección del cáncer. En el comienzo de año, una de cada cinco mujeres faltó a una prueba de frotis y se cancelaron alrededor de 600.000 citas durante el primer confinamiento en Reino Unido por la pandemia de coronavirus.

También podría gustarte