Mejora el humor empresarial por estabilidad cambiaria y menor inflación

Por segundo mes consecutivo, se ve una tendencia ascendente en lo que respecta el Índice General de Expectativas Económicas (IGEE) de Kantar, que mide percepción de la población sobre la situación económica y laboral en el país lo que muestra una mejora en los empresarios.

“Los indicadores que impulsan este índice son las perspectivas a futuro, tanto sobre la situación económica general como sobre la situación de empleo y la percepción de ingreso personal, aunque sobre la economía y el empleo actual se mantiene estable”, explica el sondeo.

Julieta Dejean, directora comercial de Kantar, explicó: “Luego de un primer trimestre con variaciones negativas, abril y especialmente mayo muestran una recuperación del IGEE, que vuelve a posicionarse por encima de los 70 puntos. Si bien este valor sigue siendo bastante bajo, muestra un cambio en la tendencia que denota un mayor nivel de optimismo, anclado en la mejora de las expectativas a futuro”.

Y agregó: “Las mejoras en las expectativas sobre la situación económica general y el empleo en los próximos 6 meses pueden estar relacionadas con un mes relativamente estable en relación con el dólar y con algunas noticias positivas, como el menor nivel de inflación y el anuncio de medidas tendientes a favorecer el consumo”.

El Ahora 12 y el acuerdo del Gobierno con los industriales del sector automotor para bonificar la venta de autos, fueron factores decisivo del cambio de humor de los empresarios ya que hubo una reacción del lado de los consumidores en términos de consultas de compras y en operaciones en firme.

Otro indicador es la percepción del momento como apropiado para la compra de bienes durables. “Este dato es importante porque se trata de un indicador relacionado con el consumo interno. Va a ser clave darle seguimiento a su evolución en los próximos meses para comprender si las medidas tomadas para incentivar el consumo se traducen en una mejora del humor económico de los argentinos”, explicó Dejean.

“Esta mejoría viene precedida de meses muy duros en los que el IGEE se retrajo de forma sostenida. El índice exhibe una tendencia negativa desde diciembre de 2017 y aún se encuentra en niveles históricos muy bajos, por lo cual es preciso ser prudentes antes de afirmar que hay un quiebre definitivo en la tendencia. Igualmente, lo destacable es que hacía más de 1 año y medio que no se registraban dos meses consecutivos con variaciones positivas”, cerró Dejean.

Aún hay cautela para la segunda parte del año por incertidumbre electoral y la pendiente agenda de políticas económicas por parte del Gobierno, como también de las fuerzas de oposición que aparecen con mayores probabilidades de acceder a la presidencia a partir del próximo 10 de diciembre.

La expectativa que se va consolidando de desaceleración de la inflación, apuntalada en la virtual estabilidad del tipo de cambio, y la cautela del Banco Central en la reducción de la tasa de interés de referencia de política monetaria, junto a la recuperación de las cosechas y también de la ganadería, ha llevado a los economistas a mantener la perspectiva de leve repunte del PBI para el próximo año.

También podría gustarte