“Me siento muy feliz”: policía asistió en un parto por segunda vez

Eliana del Valle Juárez tiene 30 años y desde la madrugada que sentía las contracciones que anunciaban la llegada de su bebé. Como no cuentan con transporte propio, con su marido abordaron el colectivo en la localidad tucumana de Los Romano para trasladarse a la capital, pero en pleno camino la joven rompió bolsa y entró en trabajo de parto.

Santana, que lleva 25 años en la fuerza policial, y cuatro mujeres que estaban en el colectivo, se encargaron de tranquilizar, acompañar y ayudar a Eliana en el proceso de parto. “Le pedí al chofer que no se detuviera ni hiciera paradas, que fuera directo al Hospital de Santa Rosa de Leales, porque el bebé ya venía en camino y no podíamos esperar una ambulancia”, explica el sargento.

“La joven estaba tranquila, aunque un poco temerosa y avergonzada por la situación, pero hablamos con ella y le dijimos que todos estábamos dispuestos a ayudarla. El bebé nació enredado con el cordón umbilical, algo que podía resultar muy peligroso si no recibía asistencia inmediata. Afortunadamente todo salió bien”, expresa emocionado Santana, quien con este hecho tuvo presente en su memoria a sus hijas de 27, 23 y 19 años, y el único varón, de 11.

Otro recuerdo que vino a su memoria es de su vida antes de ser miembro de la Policía de Tucumán. “Antes trabajé como chofer de ambulancias en la comuna de Los Gómez. En una ocasión trasladaba a una mujer embarazada que iba sola y, de urgencia, tuve que asistirla en el parto antes de llegar al hospital”, recuerda y agradece que en esa oportunidad el procedimiento también fue exitoso.

Además de la capacitación con la que ya contaba, con su paso por la Escuela de Policía pudo aprender mucho más sobre primeros auxilios. “En la Escuela de Policía nos enseñaron todo lo que necesitamos saber. Desde asistencia en emergencias hasta colocación de inyecciones, y como proceder en caso de mordedura de serpientes u otros animales peligrosos, algo que es realmente útil para quienes trabajamos en zonas rurales”, expresa el sargento que siempre se desempeñó en diferentes localidades de la Unidad Regional Este.

“La mujer y el bebé estaban bien, después fueron trasladados a la Maternidad en la capital. A mí mucha gente que se enteró me felicitó. Me llegaron muchos mensajes alegrándose porque me tocó estar en el momento y lugar adecuados y me siento muy feliz de haber sido útil gracias a la vocación y la formación”, afirma Santana.

También podría gustarte