Mató a su novia de un escopetazo y esperará el juicio en la casa de los padres de la víctima

Kevin Héctor Manuel Herrera Ullúa, acusado de haber matado de un escopetazo a su novia Rocío Sañudo en Benito Juárez, esperará el juicio con tobillera electrónica en la casa de los padres de la víctima.

El joven de 21 años, quien está procesado “por homicidio doblemente agravado y por el empleo de arma de fuego y tenencia ilegal de arma de uso civil”, dejará en las próximas horas el calabozo de la Unidad Penitenciaria 7 para seguir cumpliendo la preventiva de forma domiciliaria.

Los padres de Sañudo confían en la inocencia de Herrera Ullúa y ofrecieron su casa como una alternativa a la cárcel para que su exyerno y único imputado por el homicidio de su hija cumpla con la prisión preventiva, según indicó El Tiempo.

Rocío tenía 17 años cuando un escopetazo terminó con su vida la noche del miércoles 12 de agosto de 2020 en la mencionada localidad boanerense. Los efectivos que se acercaron a la casa de Cuartel VII donde convivía la pareja se toparon con el sospechoso, quien a gritos le pedía perdón al cuerpo de su novia y repetía que el disparo se le había escapado.

La víctima había quedado en el suelo casi sentada y apoyada sobre la cama, con una herida de arma de fuego en la parte intercostal izquierda. A pocos metros de ella, secuestraron una carabina calibre 22 que después se comprobó que era el arma homicida.

Nueve meses después de ese día, los padres de Rocío están convencidos de que se trató de un accidente y por ese motivo se ofrecieron como garantes en favor de Herrera Ullúa.

 

También podría gustarte