Macabro: hallaron el cadáver de un hombre acribillado a balazos y comido por perros y alimañas

El cadáver de un hombre acribillado a balazos y parcialmente comido por perros y alimañas, apareció abandonado el viernes en un descampado ubicado en el oeste del Conurbano bonaerense. El sujeto tenía antecedentes delictivos y por episodios de violencia de género. Se cree que el crimen fue consumado por cómplices del individuo fallecido en un acto de venganza, aunque no se descartan otras hipótesis.

Voceros judiciales revelaron que el hallazgo del cuerpo sin vida se produjo cuando los integrantes del Comando Patrulla (C.P) recibieron una denuncia al número telefónico de emergencias 911, la cual hacía referencia a una persona fallecida en un terreno baldío situado entre las calles Las Clavelinas y Las Mulitas, en las cercanías del denominado Barrio 22 de Enero.

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, cuando los uniformados arribaron al lugar observaron el cadáver del sujeto, que yacía en estado de putrefacción y parcialmente devorado por los canes y otros animales de la zona.

En forma inmediata, los pesquisas policiales de la comisaría de Ciudad Evita comenzaron a investigar el episodio y averiguaron que el sujeto era una persona que registraba antecedentes penales en el Juzgado Nacional Criminal y Correccional N° 55 de la Ciudad de Buenos Aires, y que además su esposa lo había denunciado ante las autoridades, por amenazas, el 1° de marzo pasado.

Trascendió que los funcionarios de la Justicia habían dictado en contra del individuo una serie de restricciones perimetrales destinadas a impedir que se aproximara a su mujer, en tanto que sus familiares aseguraron que era responsable de robos de vehículos.

Una hermana del sujeto les narró a los investigadores que, el martes pasado, el hombre, tras decir que tenía que encontrarse con un grupo de personas, había salido de su domicilio, ubicado en el cruce de Aroma y Río Orinoco, en las inmediaciones del barrio San Javier, en la localidad de Virrey del Pino, desconociéndose luego por completo lo acontecido.

Como consecuencia de la misteriosa situación, sus allegados resolvieron formular una denuncia por “Averiguación de paradero” en la seccional de Virrey del Pino.

Al ser convocados por los funcionarios de la Justicia, los peritos de la Policía Científica revisaron al cuerpo, determinándose que presentaba múltiples heridas de arma de fuego en la región torácica, en la espalda, en el estómago y también en las piernas, estimándose que el crimen se habría consumado el mismo martes.

Hasta el momento, los investigadores consideran que los asesinos actuaron por venganza y que la mortal agresión no habría ocurrido en el descampado. Aparentemente el crimen fue perpetrado en otro sitio y después los atacantes dejaron el cadáver en el baldío, con el objetivo de despistar a las autoridades policiales.

Intervino en la causa penal la Unidad Temática de Homicidios.

También podría gustarte