Los lácteos aumentaron un 90% durante el último año

La leche y sus derivados incrementaron su precio en un 90% promedio durante el último año en el Conurbano bonaerense, un porcentaje que se ubica muy por encima del 54,8% que marcó el nivel de inflación general en ese lapso, de acuerdo a los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), mientras entidades de defensa del consumidor advierten que esto se da en el marco de un descenso de consumo del 10% sobre estos productos.

Un sachet de leche de litro cuesta hoy, según el INDEC, $44,77 en los comercios del Gran Buenos Aires, un 82,1% más de lo que salía en junio de 2018, cuando su precio era $24,58. A la vez, si se analiza el primer relevamiento del ente estadístico con la nueva metodología, puede observarse que en abril de 2016 su valor era de $14,37. Esto significa que en poco más de tres años, el valor de un alimento esencial subió unos 30 pesos, es decir que sale un 218,2% más caro.

Entre los lácteos, el que más se encareció fue el yogurt firme, que hoy cuesta más del doble. El pote de 195 centímetros cúbicos pasó de costar $24,66 en junio del año pasado a valer en igual mes de 2019 $51,46, un incremento del 108,7%. Esa cifra se eleva hasta el 376% si se toma como base los $10,81 que se necesitaban para adquirir un pote en abril de 2016.

Otro producto que prácticamente duplicó su valor es el queso cremoso, un clásico en la dieta de muchas familias del Conurbano. En junio de este año, un kilo se debía pagar $336,91, contra los $168,98 de igual mes de 2018, una suba del 99,4%. Comparado con los $96,14 de abril de 2016, el alza llega hasta los 250,4%.

Algo similar ocurrió con los quesos pategrás y sardo, que aumentaron 93,7% (de $280,07 por kilo a $542,49) y 92% (de $305,39 a $586,51) en el último año. El incremento llega hasta 247,2% y 251,7% con respecto a abril de 2016, cuando los mismos productos costaban $156,24 y $166,74, respectivamente.

En el caso de la leche en polvo, se encareció 87,8% el último año y 218,2% desde 2016. Ese año, para obtener 800 gramos había que desembolsar $95,75, mientras que en 2018 ya eran $162,22 y el mes pasado se necesitaban $304,68.

El relevamiento del INDEC marca que un paquete de 200 gramos de manteca costaba $92,97 en junio, contra los $50,74 que había que pagar hace un año, es decir una suba del 83,2%. Si se toma en cuenta los $23,03 de abril de 2016, el porcentaje de incremento alcanza al 303,7%.

Por último, un alimento emblemático como el dulce de leche se encareció un 76,5% a nivel interanual y un 220,5% desde abril de 2016. La progresión en ese período fue de $23,44 en un principio y a $42,57 en 2018, elevándose hasta $75,14 el último junio.

Consultado por DIARIO POPULAR, el representante legal de Consumidores Libres, Héctor Polino, consideró que esta situación “es inexplicable, porque todos los precios han aumentado, pero el consumo bajó de manera notable” y agregó que “.

En ese sentido, puntualizó que “en Argentina, en diciembre de 2015 había un promedio de 44 litros de leche por persona y por año”, tras lo cual advirtió: “Hoy estamos en menos de 40 litros por persona por año. Esto quiere decir que el consumo bajó un 10%”.

Al analizar el resto de los lácteos, Polino precisó: “La leche en polvo disminuyó su consumo un 45% interanual; los yogures experimentaron una caída de 9,4%; el queso bajó a 12 kilos por persona y por año, con una caída de 10% en quesos blandos, que son los más populares; y el dulce de leche hoy se mueve a un ritmo de 3 kilos por persona y por año, algo que no sucedía desde hace 12 años”.

Si bien el especialista consideró que con este panorama “el precio actual de la leche es inexplicable” y apuntó a “razones especulativas”, también reconoció que “hace algunos meses hubo un período de lluvias e inundaciones en las cuencas lecheras que tuvo incidencia en el precio, pero fue tiempo atrás” y cargó contra “la falta de controles por parte del Estado”.

Incluso, Polino se refirió a las responsabilidades del gobierno nacional. “Recordemos que en Precios Esenciales estaba la leche La Armonía a $25,40, pero en Precios Esenciales que comenzó en mayo se incorporó otra marca, La Martona, que vale $35,80”, advirtió, al tiempo que resaltó: “Los perjudicados de la cadena son el productor y el consumidor. En el medio hay eslabones que el Poder Ejecutivo no controla y que son los que provocan estos aumentos de precios”.

También podría gustarte