Lo atacó una patota al salir de la fiesta, le robaron y murió tras 14 días de agonía

El pasado 17 de julio, Lautaro Padín salía de una fiesta a cuatro cuadras de su casa y sufría el violento ataque de una patota que lo dejó hospitalizado. Durante 14 días de agonía, permaneció internado con la esperanza de que su salud mejorara con la ayuda de los médicos. No obstante, falleció el pasado 31 de julio y sus padres pidieron justicia este martes al no haber ningún detenido en la causa.

El joven de 20 años acudió a un evento ubicado en el barrio de Berazategui y al parecer, habría discutido con alguien adentro. Las autoridades creen que el altercado provocó la golpiza posterior en la que los responsables lo golpearon estando en el suelo tras fracturarle el cráneo con una piedra.

Hoy Daniel y Karina Padín dialogaron con “Nuestra Tarde”, por la pantalla de TN, y compararon el caso con la muerte de Fernando Báez Sosa, el joven que murió en Villa Gesell a manos de un grupo de rugbiers que lo atacaron a la salida de un boliche.

Según contaron, el muchacho corrió por tres cuadras y media tras encontrarse con los asesinos. “Le faltaron cincuenta metros para llegar a su casa y lo derribaron con un piedrazo que le dio en el cráneo”, contó su padre. A su vez, explicó que al golpearlo en el suelo, dañaron gravemente sus pulmones y riñones y padeció un neumotórax por una costilla fracturada que le pinchó el pulmón. “Nunca más volvió. Fue el principio del fin de mi hijo”, explicó Padín.

Por otro lado, sumó que los asesinos le robaron la campera y zapatillas que le habían comprado hace un día. “Estas pertenencias de mi hijo, estos malvivientes, la suben a Instagram como trofeos. La ropa, la gorra y todo lo que tenía”, acusó.

Por último, aseguró que los sospechosos están identificados y que tuvo una reunión con ellos ya que “la fiscal está uniendo cabos y tomando declaraciones a testigos”. Silvia Borrone es la encargada del caso en representación de la Fiscalía UFIJ número 4 de la localidad.

También podría gustarte