Llegó a su departamento con dos mujeres y lo encontraron al otro día muerto

El lunes por la tarde fue la última vez que lo vieron entrar a su departamento de Ciudad de la Paz al 3300, en el barrio porteño de Núñez. Fue recién al día siguiente que su hija se acercó a ver qué pasaba, preocupada por que no respondía el teléfono: adentro, el hombre estaba muerto.

Fuentes policiales lo identificaron como Adrián Enrique Muñoz, de 74 años, que vivía solo en su departamento, el 2° “A” de Ciudad de la Paz 3397. Se dedicaba a la venta de quesos, era viudo y padre de dos hijos (una de 51 y otro de 42), que por estas horas intentan descifrar qué pudo haber pasado.

Los investigadores confirmaron que fue la hija de la víctima la que se acercó al departamento, preocupada por su papá. Cuando entró, lo vio tendido en el suelo y, como pudo, llamó a la Policía, según publica Clarín.

Al lugar se acercó personal de la Comisaría 13B que constató que el hombre estaba muerto, con dos cuchillos clavados en la espalda, además de varios cortes y puñaladas en el resto del cuerpo.

Según los primeros datos que pudieron recolectar, la víctima habría ingresado al departamento el lunes por la noche junto a dos mujeres. La última persona que los vio fue la encargada del edificio.

Esas dos mujeres son intensamente buscadas tras el hallazgo del cuerpo. Al momento rastrean las cámaras de seguridad y toman testimonio a los vecinos que pudieron haber escuchado algo o verlas escapar.

La propia hija de la víctima contó en primer término que su padre solía llevar a su casa a mujeres con las que tenía relaciones ocasionales.

El cuarto de la víctima estaba revuelto pero aún no confirmaron si faltaban elementos de valor del domicilio. Tampoco encontraron el auto en el que llegaron al lugar ni el teléfono celular de Muñoz.

Ambas mujeres ya habían sido vistas en el edificio y en compañía del hombre una semana atrás, aunque nada pareció llamar la atención de los vecinos. Los investigadores todavía intentan determinar el móvil del crimen y dar con las principales sospechosas.

Mucho se pudo avanzar a partir del testimonio de tres testigos, vecinos de Muñoz. Pero fue un primer vecino el que le dijo a la policía que el lunes, alrededor de las 19.30, vio entrar a Muñoz al edificio con dos jóvenes, cuyas descripciones volcó en su declaración, en una secuencia que los investigadores ya tienen en un video de una cámara de seguridad de la cuadra.

Un segundo testigo relató que alrededor de las 22.30 del mismo día, escuchó ruidos provenientes del 2° “A” pero que no le prestó demasiada atención porque luego oyó la apertura de la ducha del baño.

Tres vecinos aportaron datos claves para cerrar las sospechas sobre dos mujeres. También las cámaras las detectaron. Foto: Luciano Thieberger.

Un tercer vecino del edificio informó a los investigadores que un familiar suyo le contó que el martes, alrededor de las 14.30, vio salir del edificio a dos mujeres con valijas usando la llave de la puerta principal, lo que le llamó la atención porque no las conocía como vecinas, ni como familiares de alguno de los propietarios.

A partir de estos testimonios, el fiscal y los detectives de Homicidios creen que el crimen ocurrió entre la noche del lunes y la madrugada del martes, y buscaban y analizaban videos de cámaras de seguridad de comercios y casas linderas, con el fin de encontrar alguna imagen de las sospechosas.

La investigación del crimen quedó en manos de la División Homicidios de la Policía de la Ciudad, que aguardaba el resultado de la autopsia y el resultado de otras pericias, a cargo de la Unidad Criminalística Móvil (UCM) y de Científica de la Policía de la Ciudad.

La causa está acargo de la fiscalía del distrito Núñez Saavedra, a cargo del fiscal José María Campagnoli. También intentan saber si la víctima, que además solía ir a jugar al tenis a las canchas del club River Plate, utilizaba algún tipo de red social, aplicación o sitio web para pactar sus citas con mujeres.

También podría gustarte