Llavallol: conforman una cooperativa para recuperar Canale

No bajan los brazos. Unos 70 trabajadores de la fábrica Canale de Llavallol no se resignan a perder su fuente de empleo y decidieron avanzar en la conformación de una cooperativa para recuperar esta metalúrgica, por la que hasta el momento ningún inversor se mostró interesado.

La crisis en Canale (REDEPA SA) se aceleró con la quiebra de IAMSA (Industrias Alimenticias Mendocinas SA) propietaria del 50% del paquete accionario de esta unidad de negocio, que desde hace meses la mantiene totalmente paralizada. El personal no cobra sueldos y se sostienen gracias a donaciones y lo que recauden con la parrilla que abrieron frente a la planta de Libres del Sur 19.

Ante este panorama y con la adhesión de las dos terceras partes de los trabajadores, se logró conformar la Cooperativa de Trabajo Metalúrgica Llavallol (COTRAMELL), recientemente reconocida por el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES).

Con esta noticia, Nicolás Macchi, delegado de UOM en Canale, y el abogado Marcelo Amodio, viajarán esta semana a Catamarca, donde se lleva adelante el juicio, para solicitarle al juez Martín Ever Acosta que les dé la oportunidad de hacerse cargo de la fábrica.

En diálogo con este medio, Macchi expresó su satisfacción por la certificación lograda para COTRAMELL: “No nos dimos por vencidos pese a todos los palos que nos ponen y ya tenemos cooperativa”, con la esperanza con recuperar la fábrica. Además, confió que algunos de los antiguos clientes estarían interesados en comprarles la producción.

El delegado gremial explicó que unos 70 trabajadores (las dos terceras partes del personal) adhirió a la propuesta cooperativa, mientras que el resto optó por el juicio laboral.

“Pasaban los meses y como no aparece ningún inversor optamos por esta alternativa en pos de defender nuestra fuente de trabajo”, afirmó Macchi, quien resaltó que llevan adelante un trabajo “serio, paciente y responsable”.

Mientras tanto, y durante todo este tiempo llevan adelante un plan de conservación de la planta, aceitando la maquinaria, manteniendo instalaciones y cortando el césped, entre otras actividades.

A pesar de los logros, las necesidades que padecen los operarios son muchas. Semanalmente se reparten lo recaudado por la venta del bufete y los aportes solidarios que reciben, pero no alcanza para sostener a sus familias, motivo por el cual hicieron un llamado a la solidaridad de todos.

También podría gustarte