Limpiaba vidrios en semáforos y consiguió su primer trabajo en blanco por una foto suya que se hizo viral

Mauro fue a la misma esquina durante los últimos cuatro años para poder limpiar los vidrios de los autos que pasaban. Su lugar de trabajo, la esquina de Alem y San Lorenzo en San Miguel de Tucumán era la fuente de ingreso con la cual mantenía a su familia de cuatro integrantes. No iba solo: en la foto se lo ve junto a su hija Guadalupe (6) quien no se podía quedarse en la casa con su mamá Ruth (28) y su hermano Santiago (2).

La realidad de la familia era muy complicada: vivían en una pequeña habitación junto al padre de Ruth quien tenía problemas de alcohol. Al no tener suficiente ingreso como para mudarse de ese pequeño cuarto, se encerraban todas las noches para cuidar a sus hijos del hombre. No veía la hora de irme para tener algo, pensaba que me iba a morir en el semáforo”, contó Mauro. Sin embargo, un enorme gesto de alguien que pasó por esa esquina le cambió la vida.

Limpiaba vidrios en semáforos y consiguió su primer trabajo en blanco por una foto suya que se hizo viral

Álvaro Romero era cliente de Mauro. Él siempre le limpiaba el vidrio y recibía unas monedas a cambio. Un día decidió compartir una foto de él y su hija en sus redes sociales en busca de alguna ayuda. “No sé su nombre, lo conozco porque lo vi en la calle trabajando, haciendo changas. Ella es su niñita, aparte tiene su esposa y un niño más pequeño. Aquí se lo ve trabajando mientras su niña hace las tareas. Esa pequeña merece todas las oportunidades. Ayudemos, gracias”, escribió.

La foto se viralizó y le llegó a la pantalla de Agustín. Conmovido con la historia se acercó a la esquina y le ofreció un empleo en blanco como ayudante de albañil. Esa propuesta fue el cambio radical en la vida de aquella familia. Gracias a un adelanto del sueldo alquilaron una pequeña pensión alejada del padre de Ruth. “Estamos felices, ahora nos tenemos que levantar todos los días temprano para ir a un lugar, sabemos que a la noche volvemos a estar bajo un techo y que cuando termine el mes, vamos a cobrar nuestra plata”, explicó el tucumano.

Limpiaba vidrios en semáforos y consiguió su primer trabajo en blanco por una foto suya que se hizo viral

Los vecinos también colaboraron con Ruth. Ahora ella limpia tres casas por día y manda a sus hijos a una escuela doble turno para que pueda trabajar tranquila. El próximo deseo de la familia es comprar una moto para hacer los viajes más rápido. No les alcanzan la palabras para agradecerle a la comunidad que los ayudó: “Podemos darle un mejor estilo de vida a nuestros hijos, antes si llovía no comíamos”, concluyó Mauro.

 

También podría gustarte