Le otorgan salidas transitorias a uno de los condenados por el secuestro y asesinato de Axel Blumberg

Uno de los condenados por el secuestro y asesinato de Axel Blumberg, cometido en marzo de 2004 en un descampado del partido de Moreno, fue beneficiado por la justicia con salidas transitorias mensuales de ocho horas cada una para visitar a su familia y también un egreso semanal para asistir a un curso fuera de la cárcel.

Se trata de Carlos Saúl Díaz, de 35 años, quien al momento del crimen era menor de edad, luego recibió una condena a 21 años de cárcel y actualmente está preso en la Unidad Penal 19 del Servicio Penitenciario Federal (SPF).

Según las fuentes, la medida fue dispuesta por el juez Daniel Cisneros, del Tribunal Oral Federal (TOF) 2 de San Martín, que hace 18 años condenó a Díaz junto a otros integrantes de la misma banda, tras un pedido de su defensora particular, Claudia Cesaroni, quien también solicitó la libertad condicional, lo cual le fue denegado.

“La condena a Díaz fue apelada por la Defensoría General de la Nación en 2009 ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y en 2020 yo denuncié ante el Comité de Derechos del Niño de Naciones Unidas la manera en la que se ejecuta esa condena porque, hasta ahora, se hacía sin ejercer derechos”, explicó a Télam la letrada, quien recordó que el condenado tenía 17 años cuando fue condenado.

Y agregó: “Es muy importante esta resolución del juez Cisneros porque si bien el cumplía con todos los requisitos se le venían negando su derecho a las salidas transitorias. Así que esperamos poder acompañarlo desde la defensa, la familia y también la cooperativa en la que va a estudiar para que, cuando obtenga la libertad plena, pueda vivir en paz”.

En su dictamen, el fiscal Alberto Gentilli se manifestó en favor de que Díaz reciba salidas transitorias por estudio los días viernes de 14 a 18, para asistir al taller de Cooperativismo y Micro emprendimiento, dependiente de las asesorías que integran la cooperativa “Esquina Libertad”, bajo “tuición (supervisión) penitenciaria, requiriendo eleven informes semanales sobre su desarrollo”; y que esto se le conceda “hasta la finalización del curso citado”, que es en noviembre próximo.

Por su parte, Juan Carlos Blumberg solicitó que Díaz “cumpla plenamente la pena de prisión impuesta” y resaltó que “hubo cuestiones que forzaron a las autoridades penitenciarias a cambiar de opinión” respecto del detenido.

En una audiencia oral en la que las partes expusieron sus respectivos argumentos, el propio Díaz dijo que está “arrepentido de sus actos” y reconoció ser “una persona distinta” a la que era en 2004.

En su fallo de 24 horas, al que accedió Télam, el juez Cisneros rechazó el pedido de libertad condicional por considerar que el “pronóstico de reinserción social favorable para su inclusión debe ser pleno, situación que aún no se evidencia”.

Y si bien Díaz ya cumplió 18 de los 21 años de la pena impuesta, el magistrado entendió que “el mero paso del tiempo no es condición sine qua non para su inclusión” en el régimen de libertad condicional.

Respecto a las salidas transitorias, el juez recordó que el SPF informó que estaba a favor, de manera unánime, de otorgarle dicho beneficio a Díaz.

A su vez, el SPF se expidió también por “unanimidad” en contra de la libertad condicional.

Finalmente, el juez Cisneros dispuso que Díaz “tendrá derecho, en un primer momento, a egresos mensuales de ocho horas cada uno de ellos; bajo tuición penitenciaria” y “con el objeto de afianzar y mejorar los lazos familiares y sociales”; para lo cual le fijó determinadas reglas de conducta. Y también le concedió las “salidas transitorias por estudio”, los “viernes de 14 a 18”.

Además, dispuso que luego de los primeros tres egresos se realice un informe para mostrar la evolución de estas salidas transitorias.

Axel Blumberg, tenía 23 años, era estudiante de Ingeniería, cuando fue secuestrado la noche del 17 de marzo de 2004, cerca de la casa de su novia en la localidad bonaerense de Martínez.

Su padre recibió llamados en los que le exigieron un rescate inicial de 50.000 pesos y, luego, bajaron las pretensiones a 14.500, que nunca fueron entregados porque la banda fue interceptada por la policía, hubo un tiroteo y escapó en un auto blindado que le había robado a otro secuestrado.

Los secuestradores planeaban liberar a Axel luego de ese tiroteo, pero el joven escapó del lugar donde estaba cautivo, en Moreno, fue recapturado y, como les vio las caras a sus captores, decidieron asesinarlo.

Además de Carlos Díaz, fueron condenados, y continúan presos, su hermano José “El Negro” Díaz, autor material del crimen; Martín “El Oso” Peralta, de 40 años, jefe de la banda, quien también cumple prisión perpetua; y Sergio Damián Miño, de 34 que era menor de edad al momento del crimen y fue sentenciado a 18 años de cárcel.

Según lo acreditado en el juicio oral y las confesiones de algunos miembros de la banda, Peralta y los dos hermanos Díaz fueron quienes llevaron a ejecutar a Axel al descampado de La Reja, en Moreno, donde fue hallado su cuerpo el 23 de marzo de 2004 con un tiro en la sien derecha efectuado con un arma calibre .38.

También podría gustarte