“La vacunación no evitará una segunda ola”, según un reconocido infectólogo

El infectólogo Eduardo López, que forma parte del comité de expertos que asesoran al Gobierno, aseguró este domingo que la vacuna “no logrará evitar una segunda ola” de coronavirus en el país. Y resaltó la importancia de la responsabilidad individual, sobre todo, durante las fiestas y las vacaciones de verano.

“La vacunación no te va a quitar la segunda ola. Lo que va a hacer, por la estrategia de vacunación, es -en la primera etapa- evitar la enfermedad grave, va a disminuir la hospitalización y la mortalidad, que es lo primero que se está planeando en todos los países”, resaltó el especialista en diálogo con el programa El Gíglico (Radio Rivadavia).

Para López, si se toma la experiencia de Europa, la segunda ola comenzó con la llegada del otoño y lo mismo sucedería en la Argentina. “Nosotros, probablemente, como tenemos un otoño más benigno, calculo que en enero y febrero no va a haber segunda ola”, explicó.

Pero advirtió que “va a depender de cómo nos vamos a comportar en el verano, porque la circulación del virus no va a desaparecer, va a disminuir como está disminuyendo”. En este sentido, el infectólogo subrayó que no cumplir con las pautas, hará que las consecuencias “aparezcan en otoño”.

Por eso, resaltó que las recomendaciones de seguir usando barbijo en la playa -salvo cuando nos metemos al mar-, el hecho de no aglomerarse en los lugares de comida y demás, “siguen siendo muy válidas”. “Si no lo cumplimos tenemos riesgo de segunda ola, si lo cumplimos vamos a lograr que la segunda ola sea lo más leve posible”, indicó.

El médico, que integra el comité de expertos que asesoran a Alberto Fernández señaló que, para evitar una segunda ola “tendrían que vacunar al 70% de la población”, pero eso no se va a poder hacer por disponibilidad de vacunas.

Para López, el rebrote podría comenzar en marzo y la clave “es que sea lo más leve posible”. En relación a este punto mostró con preocupación los datos reflejados por algunas provincias. “En Argentina no logramos que la gente cumpla adecuadamente las recomendaciones”, alegó y agregó: “Tenemos algunas provincias con muchos casos por día como: Santa Fe, que tiene arriba de mil, Córdoba con más de 800; y Neuquén y Río Negro, que tienen muchos casos en función del número de habitantes”.

Sobre estos datos, el infectólogo resaltó que esto se debe a que “no se han cumplido adecuadamente las normas”. Y explicó que “esto no es bueno porque si el virus sigue circulando de forma intensa, la chance que planteaba del segundo brote es posible. Cuando uno más baje la circulación del virus, menos chances tiene de tener una segunda ola muy fuerte”.

La campaña de vacunación

En relación a la vacunación, para Eduardo López, diciembre y enero van a ser meses de un gran desafío logístico para vacunar a tantas personas: el objetivo es llegar a inmunizar a cinco millones de argentinos. “Si no hacemos este número, no llegamos a marzo a vacunar a todos los adultos mayores de 60 años”, indicó.

Para el experto, “no hay ninguna carrera” en el mundo por iniciar la vacunación, sino que “cada país de los que tienen vacuna van desarrollando su propia estrategia”. En el caso de la Argentina, explicó que se elaboró una plan que “globalmente va a apuntar al adulto mayor y al personal esencial en la primera etapa”, la cual se llevará adelante en los tres primeros meses del año.

En torno a las farmacéuticas con las cuales está negociando el Gobierno, detalló: “Argentina va a tener, por un lado, la vacuna rusa (Sputnik V), en menor cantidad la de Pfizer y en el mes de marzo va a tener la de AstraZeneca. La idea es vacunar a partir de enero, yo creo que después de la segunda quincena, de forma masiva”.

Esto alcanzaría, tan solo en la población de adultos mayores, a siete millones de personas, y eso hay que multiplicarlo por dos dosis, lo que daría un total de 14 millones de vacunas, a distribuir en tres meses.

Respecto al miedo por los posibles efectos adversos de las vacunas, considerando que se les dará una aprobación “de emergencia” en tiempo récord, López consideró que “los datos que hay de la vacuna de Pfizer y de AstraZeneca es que son bastante seguras”, y detalló que la primera informó una eficacia del 95% y la segunda del 70%.

Sobre la Sputnik V, el asesor del Gobierno explicó que “plantea que tiene una eficacia también de más del 90%” y que “ellos dicen que los datos que hay de seguridad son positivos”, aunque “no lo han explicitado de la misma manera que lo hizo Moderna o Pfizer”. Sobre esta falta de información, que preocupa a los científicos de todo el mundo, López consideró que “para ser autorizado su uso en el ANMAT tienen que haberlo presentado, así que hay que esperar un poco a ver los datos”.

Habiendo explicado esto, el infectólogo remarcó que “está bastante demostrado que el riesgo de tener efectos adversos de la vacuna versus lo que implica el COVID-19 es mínimo”. Por este motivo, para López “es necesario vacunarse”, sobre todo en el adulto mayor.

Para alentar a los mayores de 60 a que vayan en busca de la inmunización, el experto explicó que la edad media de las personas que mueren a causa del coronavirus está en 74 años, y que representa más del 80% de los pacientes que no resisten la enfermedad.

A su vez, resaltó la importancia de que los adultos mayores, que tienen mayor riesgo de hospitalización y de morir, estén protegidos antes de que llegue el invierno o el otoño que es cuando aumenta el número de casos teniendo en cuenta la experiencia de Europa.

Coronavirus y las Fiestas: recomendaciones clave para evitar contagios

Pese a que el Gobierno se anunció que el distanciamiento social, preventivo y obligatorio (DISPO) se mantiene hasta el 20 de diciembre en la mayoría del país -con algunas excepciones de localidades que continúan en ASPO-, e informará sobre los permisos para las fiestas el fin de semana anterior a Navidad, López dio algunas recomendaciones que podrían ser adoptadas por las autoridades nacionales.

Como ya se adelantó, se permitirían reuniones de hasta 20 personas. Pero, para el infectólogo, este número debería variar en relación a cómo se junte este grupo. Y explicó que “lo recomendable es que se haga la fiesta al aire libre” o que se abran los ventanales para que haya una buena ventilación del ambiente: si esto no fuera posible, habría que restringir el aforo.

A su vez, López recomendó que se mantengan los barbijos todo el tiempo posible, salvo a la hora de comer. Y, de ser posible, tener mesas separadas, una para los chicos y adolescentes y otra para los adultos.

Otras recomendaciones que brindó el experto consisten en que cada invitado tenga su propio vaso y evitar que las sobremesas sean muy largas, propiciando que las personas se vuelvan a colocar cuanto antes el tapabocas, ya que esto reduce considerablemente la propagación del virus.

También podría gustarte